“Después del exilio: permanencia o retorno”, primer seminario de la Cátedra Cataluña-México

Cátedra CATALUÑA-MÉXICO

PRIMER SEMINARIO

“DESPUÉS DEL EXILIO: PERMANENCIA O RETORNO”

9 de octubre de 2013

DIRECTORAS: Mercè Boixareu Vilaplana y  Alicia Alted Vigil

COMITÉ ORGANIZADOR: Carmen Tagüeña, Ma. Luisa Capella, Rina Martínez, Aída Herce, Amanda Rodríguez  y Cristina Rotger

LUGAR: Centro UNED México/ UNED “Nou Barris” Barcelona (transmisión en vivo)

10.00h – 10.10h  Bienvenida y Presentación en México. Permanencia.  Mª Luisa Capella

10.10h –  11.30h  Ponencias

  • José María Espinasa. Poeta, ensayista, editor.

El lenguaje como permanencia

  • Arcadi Artís. Arquitecto, Presidente del Orfeó Català.

La herencia del exilio en la primera generación mexicana

  • Martí Soler. Poeta, editor del Fondo de Cultura Económica

El grupo político, ¿quedarse o volver?

11.30h- 11.50 h   Debate

11.50h – 12.00h  Café

12.00h – 12.10h  Presentación en Barcelona. El retorno. Mercè Boixareu

12.10h – 13.30h  Ponencias

  • Montserrat Casals. Periodista e historiadora

El retorno de los intelectuales 

  • Albert Torres. Vice-presidente de la Asociación Cultural MEXCAT

Los otros retornos

  • Sonia Subirats. Presidenta de la Asociación “Hijos y Nietos del Exilio Republicano”.

El retorno de los hijos y nietos

13.30h – 14.00h Debate y clausura

 

CRÉDITOS: 0,5 créditos y 1 crédito de libre configuración (para alumnos de la UNED)

INSCRIPCIÓN A WWW.UNEDBARCELONA.ES PARA LA OBTENCIÓN  DE CRÉDITOS

Confirmar asistencia: info.uned.mexico@gmail.com con Aida Herce y

asistente.uned.mexico@gmail.com con Amanda Rodríguez

 ENTRADA SIN COSTO

Únicamente con registro previo)

 

CENTRO DE LA UNED EN MÉXICO

Calle Hamburgo, 6 esquina Berlín. Col. Juárez. Del. Cuauhtémoc, 06600

México, D. F. México Teléfono 12090700 ext. 112

 

Exhibe el Antiguo Colegio de San Ildefonso el contenido de “La maleta mexicana”, una serie de fotografías sobre la Guerra Civil Española

Ery Cámara, Gabriela Breña y Jorge de Hoyos Puente/Conaculta.

  • Por primera vez en América Latina se exhibirá la colección de fotografías de la Guerra Civil española, con la cobertura que realizaron Robert Capa, David Seymour Chim y Gerda Taro

  • Un total de 250 imágenes, documentos facsimilares y audiovisuales acercarán al espectador a la historia de la Guerra Civil Española y al fotorreportaje realizado a finales de la década de los 30.

El Antiguo Colegio de San Ildefonso exhibirá La maleta mexicana. El redescubrimiento de los negativos de la Guerra Civil española de Capa, Chim y Taro, del 8 de octubre de 2013 al 9 de febrero de 2014, en la que el espectador tendrá la oportunidad de acercarse al conflicto vivido en España entre los años 1936 y 1939 y al trabajo de fotorreportaje realizado en dicho periodo.

En conferencia de prensa Gabriela Breña, coordinadora ejecutiva interina del recinto museístico, comentó que la muestra, realizada con la curaduría de Cynthia Young y organizada por el International Center of Photography (ICP) de Nueva York, se mostrará por primera vez en un país de América Latina.

“Es para nosotros un honor que el Museo de San Ildefonso presente esta exposición para compartirla con el pueblo de México, porque aunque está curada enfocándose en la historia de los tres fotógrafos, nosotros quisimos darle un toque más relacionado con la historia de México y España, por ello se encontrará una breve introducción sobre lo qué fue la segunda república española, y el por qué los exiliados llegaron a México en 1939”.

Ery Camara, coordinador de exposiciones del inmueble, explicó que La maleta mexicana es una caja que contenía 4 mil 500 negativos de Robert Capa, Gerda Taro y David Szymin, conocido como Chim, cuyo contenido relata la cobertura que realizaron de la Guerra Civil española.

“Ellos se desplazaban en todos los frentes en apoyo a los republicanos, la mayoría de sus imágenes fueron usadas en la propaganda republicana y dieron a conocer la mundo entero la complejidad de este conflicto bélico, mostrando no sólo los enfrentamientos, sino también la vida cotidiana que imperaba en la República Española”.

La maleta desapareció en 1939 y apareció en México en 2007, Ery Camara relató que Capa y sus colegas reunieron los negativos en una caja y se los dieron a Emérico Chiki Weisz, su laboratorista, quien hizo todo para que la maleta estuviera a salvo, entregándosela a alguien no identificado. Tiempo después la maleta aparecería entre las pertenencias del general Francisco Aguilar González, embajador en Francia, a su regreso a México. Su hija los legó al cineasta Ben Tarver, quien los entregó a familiares y fundaciones de los tres fotógrafos.

El coordinador de exposiciones comentó que el material ayuda a rectificar la historia de los tres fotógrafos, verificar algunas atribuciones y muestra los ámbitos que abarcó el conflicto. “No sólo son los bombardeos o el movimiento de las masas hacia la frontera para salvarse, es también el rescate del patrimonio cultural, la vida doméstica que imperaba en los pueblos y la presencia de inocentes, niños y gente mayor que buscaba tener salida frente a este conflicto”, expresó.

Gracias a una labor de rescate y restauración de los negativos que no se vieron en 70 años, realizada por la CIP, se pudo identificar la mayoría de los documentos y digitalizarse.

“A partir de ese trabajo se hizo un guión para dar a conocer el recorrido de los fotógrafos a lo largo del territorio español, así como el estilo de los fotógrafos y cómo trabajaban con las agencias”, comentó Ery Camara.

La museografía de la exposición, que llega a México con una introducción sobre el proyecto político de la Segunda República a cargo del historiador Jorge de Hoyos, investigador asociado del Ateneo Español de México; presenta 250 piezas y sigue de manera cronológica los sucesos acontecidos en los procesos de la Guerra Civil Española, ilustrados con las imágenes inéditas del conflicto armado encontrados en la maleta.

Los negativos, que en la muestra se presentan como una reimpresión actual de las hojas de contacto ampliadas, muestran por primera vez el orden en el que se tomaron las imágenes y en algunos casos llegan a contar la totalidad de alguna historia específica.

Con el objetivo de mostrar el contexto social, económico y político de los sucesos capturados en las imágenes, se exhiben en vitrinas documentos facsimilares de la época, como cartas, comunicados e impresos publicados por la prensa internacional que incluye el trabajo foto periodístico de los fotógrafos: Capa, Chim y Taro.

“El público tendrá la oportunidad de revisar la Guerra Civil española y el trabajo del fotorreportaje en ese periodo de la modernidad en donde tanto la foto y el cine se volvieron en elementos esenciales para transmitir las noticias”, puntualizó Ery Camara.

Alrededor de esta exposición se realizarán una serie de actividades como charlas, mesas redondas, cine debate, teatro participativo, encuentro de poesía coral, conferencias y como elemento adiciona se integró un salón de proyección en la que se exhibirán películas en torno a la Guerra Civil española.

La maleta mexicana: El redescubrimiento de los negativos de la Guerra Civil española de Capa, Chim y Taro, se exhibirá del 8 de octubre de 2013 al 9 de febrero de 2014 en el Antiguo Colegio de Dan Ildefonso, ubicado en Justo Sierra 16, Centro Histórico. Horarios: martes de 10:00 a 19:30 horas y de miércoles a domingo de 10:00 a 17:30 horas. Admisión general 45 pesos.

Con información de Conaculta.

Refugiados españoles en Francia y México. Un estudio comparativo

Queridos socios y amigos:

La Cátedra México-España, de El Colegio de México, y el Ateneo Español de México invitan a la presentación del libro

 Refugiados españoles en Francia y México. Un estudio comparativo.

de la doctora Claudia Dávila V. (Universidad Autónoma de Yucatán).

Presentan: Jorge de Hoyos Puente (Universidad de Cntabria-Colmex; Philippe Ollé-Laprune (Casa Refugio Citlatépetl) y Marco Aurelio Torres (Seminario México-España, Colmex).

 La entrada es libre y gratuita.

Vino de honor.

 Los esperamos el martes 1° de octubre, a las 19:00 en Hamburgo N° 6, esquina Berlín. Col. Juárez.

 

Humanista entre libros

 Humanista entre libros

Vicente Quirarte

 Algunos de mis más distinguidos profesores y compañeros  de generación se reúnen para conversar con el doctor José Moreno de Alba. Con  justicia recibe el nombre de homenaje pero, como me atrevo a pensar que sería su  deseo, es un taller cuyos participantes resaltarán aquello que más le place:  trabajar, meditar y discutir sobre temas a cuya enseñanza e investigación ha  dedicado, profesionalmente, la mayor parte de su vida. Algunos de mis colegas  presentes pueden dar testimonio del sufrimiento que para los aspirantes a  poetas o críticos literarios, que rompen sus lanzas en la Facultad de Filosofía  y Letras, la lingüística y sus afluentes se nos presenta como una orografía  indescifrable. Sin embargo, con el paso del tiempo, varios hemos aprendido a  amar la poesía subyacente debajo de la exactitud, la importancia que para la  mejor respiración de la lengua tiene la evolución de las palabras y el  conocimiento de las estructuras profundas del lenguaje. En segundo lugar, expreso  mi gratitud porque la ocasión me permite expresar públicamente mi  reconocimiento y mi afecto a un universitario que ha dejado huella de  honestidad, rigor y transparencia en todos los escenarios donde sus múltiples  talentos han exigido de su capacidad académica y directiva.

Cuando Pilar Maynez me invitó a este Congreso,  inmediatamente le dije que el título de mi trabajo sería “José Moreno de Alba,  humanista entre libros”. No escapaba a mi atención —ni escapa ahora— la  obviedad humillante de la frase. A combatir ese lugar común trataré de dedicar  los siguientes minutos. Decía José Joaquín Fernández de Lizardi que no todos  los que saben leer saben leer. En principio, parecería obligación ineludible  que el humanista formado en los libros y para los libros debiera serles fiel en  el significante y en el significado, es decir, vivir con ellos y cuidarlos con  la misma pasión e inteligencia con la cual ellos le sirvieron.  Desgraciadamente, lejos estamos de semejante utopía. El imperio bucanero de la  fotocopia y de la red —cuyas bondades no cabe aquí poner en discusión— ha  provocado un paulatino desprecio por esa criatura viva bautizada libro, y que  así será llamada a pesar de los mercadotécnicos que intentan darle el nombre de  soporte papel.

imagen

 En el Telde, Tenerife, 2007 © Cecilia Gutiérrez

José Moreno de Alba, capitán de fragatas y galeones  universitarios que exigieron de él conocimiento de corrientes y huracanes, fue  durante ocho años director del Instituto de Investigaciones Bibliográficas.  Desde un principio, sin perder la esencia de un Instituto que forma parte del  Subsistema de Humanidades, estableció claramente que, no obstante estar a cargo  de la unam, la Biblioteca Nacional  no era otra biblioteca de nuestra institución —que cuenta en sus diversas  instalaciones con espléndidas colecciones y servicios— sino el repositorio de  la memoria de un país rico en sus logros y contradicciones, en sus ensayos  políticos y sus lentas pero permanentes conquistas. Ingresaba de tal modo al  gremio de los tolerados, de aquellos  que sin ser bibliotecarios de profesión tienen como objetivo llevar a buen  puerto la memoria del país, contenida en los acervos de la Biblioteca y la  Hemeroteca Nacional. Aceptó el desafío y desde un principio comprendió que su  función principal residía en comprender que una biblioteca no es una  acumulación de páginas momificadas, sino una riqueza, como la del lenguaje, en  constante transformación. Para hacerla accesible era necesario utilizar las  armas de la técnica sin perder la raíz humanística. Bajo su administración, dio  comienzo la automatización de la memoria nacional y el catálogo se inscribió en  las bondades electrónicas. Las ahora venerables tarjetas, ya casi marfileñas,  que fueron durante muchos años la guía para navegar por tal océano, fueron  sustituidas por signos que llegaban, con la velocidad evidente de la luz, a los  ojos y el intelecto del usuario. De la misma manera, era indispensable que los  materiales tuvieran la conservación y la accesibilidad necesarias. Para llegar  al momento en que Moreno de Alba se enfrentó a la delicada responsabilidad de  preservar semejante riqueza, es necesario recordar que en 1979, como parte de  los festejos del cincuentenario de la autonomía universitaria, fueron inauguradas  las soberbias instalaciones del Centro Cultural Universitario, que incluían el  edificio conocido como Unidad Bibliográfica, sede de la Biblioteca Nacional,  así como de la planta académica del Instituto de Investigaciones  Bibliográficas. Concluía de tal modo una etapa heroica y fundamental del  venerable ex convento de San Agustín, formador de varias generaciones de  lectores hedonistas y de investigadores profesionales. Con todo, las  publicaciones más antiguas, aquellas que formaban el fondo de origen y lo que  se conocía como fondo reservado, permaneció en el antiguo edificio. El tiempo y  los elementos exigieron instalaciones que garantizaran la preservación y el  acceso de los materiales. De acuerdo con el Diccionario de autoridades, reserva “metafóricamente vale por arte o cautela para no descubrir el interior”. Reservar es también sinónimo de “restringir, limitar, o no comunicar alguna cosa o el  ejercicio de ella”. Sin embargo, en su primera acepción, reserva significa “guarda o custodia que se hace de alguna cosa, o prevención de ella  para que sirva a su tiempo”. Tal es el sentido más noble que desde su  concepción tuvo el Fondo Reservado de la Biblioteca Nacional: encontrar o  construir un sitio adecuado para depositar, conservar y consultar adecuadamente  aquellos materiales que por su antigüedad y rareza, y debido al tiempo que  llevan de vivir en compañía de los hombres, precisan, en varios sentidos, de  mayores cuidados.

Para cumplir cabalmente con tal objetivo, el doctor  Moreno tuvo entrevistas, firmes y convincentes, con autoridades universitarias  y federales. El resultado fue la obtención de recursos para construir un nuevo  edificio —al lado del original— que alojaría al Fondo Reservado. Sin la  publicidad que las administraciones faraónicas necesitan para justificar sus  excesos, el edificio fue inaugurado y puesto en funcionamiento. Actualmente, es  uno de los orgullos de la Universidad, y la prueba fehaciente de que nuestra Casa  tiene los elementos para custodiar y ofrecer de la mejor manera el acervo que  la nación le ha encomendado. El mérito indiscutible del proyecto se halla en  José Moreno de Alba y en el rector José Sarukhán. Ambos comprendieron la  delicada responsabilidad que para nuestra institución significaba conservar en  las mejores condiciones el material que integra nuestra memoria como país. Las  recientes y desafortunadas afirmaciones sobre la creación de una Biblioteca  Nacional, así como la demagogia numérica del discurso oficial han dado la razón  a la clarividencia de Moreno de Alba.

Además de las tareas que cumplió puntualmente como  director del Instituto, el doctor Moreno encabezó varias ediciones que ya  forman parte de la memoria bibliográfica nacional. Bajo su administración  prosperó la Nueva Gaceta Bibliográfica, lazo de unión entre el personal  académico del Instituto. Consciente de que la bibliofilia es un arte mayor de  la memoria, encabezó el proyecto Los  impresos universitarios novohispanos del siglo XVI, en cuya presentación  establece una poética de la imprenta cuando escribe que “la tipografía es en  efecto un lenguaje. Con él puede recrearse la voz del pasado y también dejar en  cada composición, en cada selección de tipos, en la limpieza y en el empleo  meticuloso del espacio de cada hoja, la expresión personal del artista impresor,  su propia arquitectura tipográfica”. Con las técnicas de impresión de los  grandes maestros, Juan Pascoe imprimió la obra en su trapiche michoacano, con  técnicas, tipos y papel lo más próximos a los originales, del mismo modo en que  lo hizo con las fábulas de Esopo, traducidas por Salvador Díaz Cíntora, y que  forman parte del manuscrito conocido Cantares  Mexicanos, uno de los grandes tesoros que custodia la Biblioteca Nacional.  Digna de mención es también la obra Casas-bibliotecas de mexicanos, donde un  grupo de leales amadores de los libros rinden testimonio de su fe en esos  navíos que desafían la ignorancia y la intolerancia.

Imposible negar que he utilizado el tiempo que me  corresponde para hacer una defensa de la Biblioteca Nacional ante los actuales  embates de la peligrosa y frívola ignorancia de quienes detentan —por mandato  presidencial— las riendas de la cultura. Mi justificación es que el doctor José  Moreno de Alba fue, con hechos concretos antes que con declaraciones vacías, un  gran defensor de la Biblioteca, tanto cuando tuvo a su cargo la delicada  responsabilidad de armonizar esfuerzos de sus recursos humanos y materiales,  como cuando sintió el deber moral de continuar esa defensa. A raíz de la  presentación del Plan de Cultura del gobierno federal, se multiplicaron los  argumentos en torno a la creación de la Biblioteca Nacional. En su discurso, el  señor presidente quiso olvidar y hacernos olvidar que la Biblioteca Nacional de  México es una de las más generosas instituciones republicanas, establecida al  día siguiente de la victoria de Benito Juárez sobre la intervención armada de  un país extranjero. Desgraciadamente, fueron varias las voces que se levantaron  para señalar, de manera superficial y sin conocimiento de causa, la  inconveniencia de que el fondo nacional permaneciera bajo la custodia de la  Universidad. Por fortuna, hubo voces, menos numerosas pero más lúcidas, como la  de José Moreno de Alba. En una carta a Enrique Krauze, publicada en el  periódico Reforma del 30 de agosto de  2002, Moreno señalaba: “…no debe olvidarse que la unam no sólo ha custodiado y facilitado la consulta de  fondos primitivos con que contaba la Biblioteca Nacional cuando le fue  entregada, sino que la mayor parte de su acervo actual ha sido incorporado a la  Biblioteca Nacional precisamente a partir de la administración universitaria.  Estrictamente hablando, ha sido la Universidad la que ha venido formando la  Biblioteca Nacional (en sus acervos, en sus inmuebles, en su  automatización…). Sin duda, puede y debe mejorar todavía mucho. Para ello es  necesario, entre otras cosas, que el Gobierno le proporcione un presupuesto  adecuado y que éste, de alguna manera, se discrimine del que entrega a la UNAM para los servicios de educación  superior, de investigación y de difusión cultural”.

Como sus amigos y colegas saben, el doctor Moreno es  un fino y selecto contador de historias. Una de las que mejor recuerdo es aquélla  del hombre que llega a los cien años de edad. Alguien le pregunta: “¿Y cómo le  ha hecho?”. El interpelado responde: “El secreto está en no contradecir a  nadie”. “Pero es que eso no es posible”, dice el otro. “Pues entonces no”,  concluye el centenario. José Moreno de Alba es y no es como el personaje del  cuento. Lo es porque domina el difícil arte del escucha, en un mundo  contaminado que quiere exclusivamente hacerse oír. Lo es porque en todo momento  ha manifestado firmeza y fidelidad a sus convicciones más profundas. Un repaso  de su hoja de vida —como se llama en español colombiano al curriculum vitae— lo muestra, desde muy joven, frente a  responsabilidades académicas que le exigían cada vez mayor rendimiento  intelectual, pero también ante responsabilidades administrativas que reconocían  la rectitud de su juicio, su integridad y su firmeza. En la plenitud de su capacidad  intelectual, el doctor José Moreno de Alba disfruta en este momento de las  recompensas de su carácter que es destino. Agradezcamos su defensa del libro y  del lenguaje, “ese océano sin fin totalmente creado por el hombre” y que en él  tiene a uno de sus más leales custodios.

_  El primero de octubre de 2002  tuvo lugar un Encuentro de Lingüística en la ENEP Acatlán, cuyo resultado fue  el libro Estudios de lingüística y  filología hispánicas en honor de José G. Moreno de Alba, publicado por  nuestra Universidad. En esta ocasión, Vicente Quirarte escribió esta semblanza,  centrada en el papel del distinguido Emérito como director de la Biblioteca  Nacional. De ahí el tiempo presente de su escritura.

Revista de la Universidad de México

N° 115 Spetiembre 2013

 

 

El Exilio Español y el montañismo en México

El Exilio Español y el montañismo en México

Actualización el archivo fotográfico de Fernando Lipkau Echeverría 

Considerado como uno de los testimonios estéticos más significativos en el ámbito de la fotografía análoga del siglo pasado, el registro fotográfico que Fernando Lipkau Echeverría reunió a lo largo de tres décadas, se convirtió en un rico legado que las nuevas generaciones  valoran porque recupera las imágenes arrebatadas por el cambio climático y, al mismo tiempo, coloca en perspectiva el indomable espíritu de la diáspora ibérica.

En compañía de otros refugiados españoles —Joaquina Rodríguez, Neus Espresate, Augusto Fernández, Ramón y Carmen Espinasa—  Fernando Lipkau trazó rutas de acceso en terrenos inexplorados aun por los propios alpinistas mexicanos, para forjar con sus paisanos un entrañable lazo de amistad que se fortaleció en las cumbres del Pico de Orizaba, el Popocatépetl e Iztaccíhuatl.

Así, la exposición fotográfica que Elisa Lipkau Henríquez presentará en el Ateneo Español de México, rinde homenaje a la amistad que unió a este grupo de alpinistas españoles merced a sus ideales de justicia y libertad con los que enfrentaron la imposición del fascismo; pero sobre todo, gracias a la hermandad prevaleciente en el Club Eugenio Mesón de las Juventudes Socialistas Unificadas de España.

Recuperación digital y curaduría de Elisa Lipkau Henríquez

Con la colaboración de Carls Hahn

Los hermanos Mayo: Memoria e imágenes en archivos españoles y mexicanos, conferencia de Marisa Hernández y Guadalupe Tolosa.

Ateneístas y amigos:

El próximo lunes 26 de agosto, a las 19:00 hrs., la doctora Marisa Hernández Ríos y la maestra Guadalupe Tolosa sustentarán la conferencia Los hermanos Mayo: Memoria e imágenes en archivos españoles y mexicanos.

Los esperamos, como siempre, en Hamburgo Nº 6, esquina con Berlín, en la colonia Juárez.

MARÍA LUISA HERNÁNDEZ RÍOS es Doctora en Historia del Arte por la Universidad de Granada, y docente de la misma universidad en las materias sobre Patrimonio Artístico y Cultural. Pertenece a diferentes grupos de investigación de Patrimonio, Educación e Innovación docente. Actualmente participa en el Proyecto “El colectivo Hermanos Mayo: un caso de fotoperiodismo en la historia contemporánea de España y México” del Cenidiap-INBA. Ha sido Coordinadora académica del Máster en Gestión Cultural de la Universidad de Granada, la Universidad de Sevilla y la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, realizando la gestión de prácticas de campo en instituciones culturales diversas, como el Patronato de la Alhambra y Generalife, la Casa Museo Federico García Lorca, el Museo de Bellas Artes de Granada, Teatros y Festivales de cine. Es autora de varias publicaciones sobre estos temas y ha participado en congresos nacionales e internacionales. También colabora con seminarios en la institución norteamericana SIT de Vermoont (EUA).

 

GUADALUPE TOLOSA estudió Historia en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Desde 1976 hasta la fecha se ha desempeñado como investigadora en diversas instituciones: en la Dirección de Estudios Históricos del INAH dentro del Programa de Historia Oral; en el Archivo General de la Nación en la Galería de Archivos Incorporados; en el Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca; en la Dirección General de Bibliotecas de la SEP dentro de la Historia de las bibliotecas públicas en México (1910-1940) y, desde 1990, en el Cenidiap-INBA, centro de investigación en el que ha estudiado la obra del escultor Luis Ortiz Monasterio y en el que actualmente coordina el Proyecto “El colectivo Hermanos Mayo: un caso de fotoperiodismo en la historia contemporánea de España y México”, en la línea de investigación de Artistas plásticos y críticos de arte en el exilio español en México. Es autora de varias publicaciones sobre estos temas y ha participado en congresos nacionales e internacionales. 

 

 

 

 

 

Conferencia de la Dra. Idoia Murga en el AEM

La doctora Idoia Murga Castro, profesora de Historia del Arte Contemporáneo en la Universidad Complutense de Madrid, presentará en el Ateneo Español de México la conferencia Tras los pasos de Don Lindo de Almería: redes artísticas en el exilio mexicano.

Los esperamos el próximo 21 de agosto a las 19:00 hrs. en Hamburgo Nª 6, esquina con Berlín. Col. Juárez.

Idoia Murga Castro es profesora de Historia del Arte Contemporáneo en la Universidad Complutense de Madrid. En la actualidad es profesora visitante en la Facultad de Arquitectura de la UNAM. Doctora por la UCM, con Mención Doctor Europeo y Premio Extraordinario de Doctorado, está titulada en danza clásica por la Royal Academy of Dance y la Imperial Society of Teachers of Dancing. Realizó su tesis doctoral en el Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que completó con estancias de investigación en The Courtauld Institute of Art, Columbia University y el Centre André Chastel (INHA, CNRS-Paris IV Sorbonne). Ha trabajado en el ámbito de los museos y las exposiciones temporales en Fundación Mapfre, Musée d’Orsay y Peggy Guggenheim Collection. Es miembro del proyecto de I+D+iTras la República: redes y caminos de ida y vuelta en el arte español desde 1931 (ref. HAR2011-25864), del Grupo de Investigación Arte, arquitectura y comunicación en la ciudad contemporánea y del Seminario ComplutenseHistoria, Cultura y Memoria. Es autora de diversas publicaciones, entre las que destacan Escenografía de la danza en la Edad de Plata (1916-1936) (2009) yPintura en danza. Los artistas españoles y el ballet (1916-1962) (2012) y coeditora de Analogías en el arte, la literatura y el pensamiento del exilio español de 1939 (2010)

Todos los jueves UNED Senior en el Ateneo Español de México

Queridos amigos y asociados

Todos los jueves, a partir de las 10:00 de la mañana  –en dos horarios–,  elAteneo Español de México y la Universidad Nacional de Educación a Distancia, abren un aula para adultos mayores interesados en capitalizar su experiencia con nuevos conocimientos.

 

   En las próximas sesiones continuaremos con el curso Informática en la vida cotidiana.

“Margarita Nelken, crítica de arte en España y México”, conferencia del Dr. Miguel Cabañas

El Ateneo Español de México se complace en invitarlos a la conferenciaMargarita Nelken, crítica de arte en España y México, que dictará el doctor Miguel Cabañas Bravo, investigador científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Los esperamos el próximo 14 de agosto, miércoles, a las siete de la noche en Hamburgo Nº 6, esquina Berlín. Col. Juárez. 

Miguel Cabañas Bravo. Investigador Científico del CSIC y trabaja sobre arte contemporáneo. Sus últimas líneas de investigación se han centrado, principalmente, en las relaciones entre el arte y la política a lo largo del siglo XX. Licenciado y Doctor en Historia del Arte por la Universidad Complutense de Madrid (1987 y 1991), amplió sus estudios y carrera investigadora en el CSIC, la Universidad Nacional Autónoma de México y la New York University. Ha sido profesor de la Universidad Autónoma de Madrid y de la Universidad Complutense Madrid y, desde 1998, es investigador del CSIC. Gran parte de su producción científica se ha dedicado a las políticas artísticas de los períodos republicano, bélico y franquista y al exilio de los artistas españoles; entramados sobre los que, en los últimos años, ha conducido como investigador principal varios proyectos: “Arte y exilio entre España e Iberoamérica (1939-1975)” (F. C., 2005-2007); “Arte y artistas españoles dentro y fuera de la dictadura franquista” (P.N. de I+D+i, 2009-2011) y “Tras la República: redes y caminos de ida y vuelta en el arte español desde 1931” (P.N. de I+D+i, 2012-2014).

Exposición Homenaje al Embajador don Gilberto Bosques.

Apreciables socios y amigos:

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), el Centro de Estudios de Migraciones y Exilios (CEME), de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y el Ateneo Español de México, A.C. nos invitan al acto inaugural de la Exposición Homenaje al Embajador don Gilberto Bosques.Los esperamos en las instalaciones de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, sita en  Avenida Universidad. N° 1449. Col. Florida. Pueblo de Axotla, delegación Álvaro Obregón.

Fecha: 30 de julio de 2013 a las 11:00 a.m.

Entrada libre.