La música en el exilio español en México.

El fenómeno del destierro manifiesta en este arte resultados que difícilmente se igualan en otros aspectos de la cultura. Acerca de esta compenetración ejemplar. José Antonio Alcaraz, en una entrevista concedida a Josefina Estrada en 1979, opinaba que la aportación musical de los españoles refugiados era fundamental y fructífera, particularmente en el nivel de la enseñanza:

“La música mexicana -dice el escritor-, sin lugar a duda influencio a los españoles en formas muy variadas, lo mismo por aceptación que por rechazo, por interés directo que por confrontación. Habría que analizar cada una de las cosas para saber como fue esto: de lo que si estoy seguro es que ellos se volvieron importantes dentro de la vida musical mexicana”.

Llego a México una generación de músicos que provenían de los mas intensos centros culturales de España: Madrid y Barcelona. La mayor parte iniciados a la vida artística en los años veinte, experimentaron aquí una extraordinaria evolución de su vida profesional. Así, entre los que llegan a México Simón Tapia, Rodolfo Halffter, Adolfo Salazar, por mencionar algunos.

La industria cinematográfica, en los años cuarenta, estaba en México en un periodo de auge, ofrecía múltiples oportunidades de trabajo a músicos, escritores, escenógrafos. Entre los compositores que escribieron música de fondo para diversas películas están Gustavo Pittaluga, Rodolfo Halffter y etc.

La actividad de los músicos españoles en México ha sido muy variada. Se perfila así mismo en diferentes niveles: desde la música popular hasta la música clásica y la música experimental, tanto en el aspecto individual como el colectivo.

 

 

Referencia bibliográfica: Libro “El exilio Español en México. 1939-1982 -Música y Danza, Arturo Souto- ”

 

Posted in Noticias.