La lucha por mantener viva la memoria.

El Ateneo Español de México fomenta y divulga la cultura española y mantiene viva la memoria histórica, perpetuando la voz del exilio

Por Ernesto Casanova Caloto, presidente del Ateneo Español de México.

 

Clic en la imagen para ir a la nota oficial.

Si bien este año conmemoramos los 80 años del comienzo del exilio español masivo en México, también debemos recordar que el Ateneo Español de México festeja su cumpleaños número 70. En la actualidad, junto con el Instituto Vives y el Colegio Madrid, también fundados por la República Española en el exilio, el Ateneo es una institución que se mantiene firme en el escenario cultural y simbólico de nuestro país, como depositario de la memoria histórica del exilio español en México.

En 1948 se planteó que dentro de la diversidad del exilio existía la necesidad de crear una institución que aglutinara los diversos grupos y perfiles en él presentes. Poco a poco comenzó a madurar la idea de una agrupación apartidista en la que todos tuviesen cabida independientemente de sus preferencias y posturas políticas. De esta manera, el 4 de enero de 1949 nació el Ateneo Español de México, para promover la cultura y ciencia española en México y fomentar la expresión de ideas, sin sectarismos y en beneficio de la humanidad.

Las dictaduras, las persecuciones, las violaciones múltiples a los derechos humanos, trajeron a México a muchos otros perseguidos de otros países y el Ateneo les abrió sus puertas con la sola condición de no ejercer en su seno políticas partidistas. La lucha que ha dado el Ateneo Español de México ha sido una lucha por un mundo mejor, por un perfeccionamiento de las instituciones democráticas humanas, por la fraternidad y por la justicia, con la esperanza de que algún día estos principios dominarán las relaciones entre los pueblos y los hombres.

En su tiempo —y adelantándose a lo que hoy es una idea común—, la institución se planteó apoyar la cada vez más necesaria identidad de todos los pueblos de habla española. Para ello, el Ateneo se transformó pronto en un pequeño pero influyente núcleo sintetizador del pensamiento y la cultura hispano-americana de avanzada.

Ese pequeño foro fue muy activo. Acudieron a él lo más distinguido de las letras, el arte, la música, la ciencia y el pensamiento contemporáneo. Mexicanos, españoles y sudamericanos, así como ciudadanos de otros países, pronto convirtieron al Ateneo en su casa. Todo hombre que simpatizase con la obra y las ideas del centro cultural era bienvenido.

En estos 70 años de vida, la obra realizada por el Ateneo Español de México ha sido el resultado de la constancia y el tesón de sus miembros en cada época. Todo lo que se pueda decir al respecto será siempre poco si se compara con la magnitud de los hechos.

Fomentar, recrear y divulgar la cultura española ha sido una labor esencial del Ateneo en su lucha por mantener viva la memoria histórica perpetuando la voz del exilio. Hoy en día, a esto se ha sumado a lo largo de las décadas una gran, excepcional biblioteca y un archivo que guarda la memoria escrita, oral, artística y visual de los 80 años del éxodo español, pero también de la República democrática de 1931, destruida por los sectores más antidemocráticos dentro y fuera de España.

De acuerdo con sus Estatutos, el Ateneo Español de México, tiene por objetivo: promover, difundir, preservar y expandir su acervo documental, bibliográfico, literario, de artes plásticas y demás aspectos históricos del exilio republicano español. También, organizar actividades culturales en torno al exilio español y otros temas afines, así como, preservar y difundir la cultura latinoamericana, en general, y la de México y España, en particular, respetando siempre el libre examen y la discusión de las ideas. Y, finalmente, realizar en los ámbitos de su competencia proyectos propios con instituciones hermanas, dirigidos a la educación, capacitación y formación de los asociados, de los amigos del Ateneo y del público en general.

En la actualidad, la importante labor que el Ateneo Español de México cumple como depositario de un gran acervo documental y bibliográfico, lo convierte en un lugar imprescindible para historiadores, investigadores y, en general, todos los interesados por rescatar una parte de la memoria del exilio. Como foro cultural, es un centro de actividades diversas como presentaciones de libros, documentales, conferencias, exposiciones, entre otras.

Todo lo anterior ha permitido y sigue permitiendo estrechar una fecunda colaboración entre la comunidad del exilio y sus descendientes con el resto de la sociedad mexicana para enriquecer al país generoso que en 1939 recibió al numeroso contingente desterrado. Desde su fundación, el Ateneo ha promovido valores tales como la paz, la tolerancia, el respeto a los derechos humanos y la cooperación entre los pueblos, mediante actividades educativas y culturales, la publicación de numerosas obras impresas y la producción de varios audiovisuales, todo lo anterior encaminado a la preservación de la Memoria Histórica del Exilio Español en México.

Hoy por hoy, al cabo de 70 años de vida, el Ateneo es historia viva de la presencia republicana española en México. Esto hace de dicha institución, un espacio privilegiado desde el cual arrojar una mirada siempre renovada al exilio español en nuestro país.

Posted in Noticias.