Lamentamos el fallecimiento de Julio Souza Fernández “Julio Mayo”

Imágenes del acto inaugural de una exposición fotográfica de don Julio Mayo, que se exhibió en el Ateneo Español de México en noviembre de 2000. En la fotografía superior don Julio aparece en el extremo izquierdo (saco negro); en la imagen inferior, charla con varias personas, entre ellas se encuentra doña Leonor Sarmiento, entonces presidenta del AEM. Archivo del Ateneo Español de México.

Felicitamos al Colegio Madrid por sus 77 años

El Colegio Madrid se fundó en la Ciudad de México en 1941, bajo los auspicios de la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE). Su propósito primordial fue dar atención a los hijos de refugiados y una oportunidad a los padres para que pudieran integrarse a la vida mexicana.

En el Madrid convergen los esfuerzos e intereses de españoles y mexicanos. Se unen los esfuerzos de todos: profesores, alumnos, exalumnos y directivos, en un trayecto en el que lo esencial se ha mantenido intacto.

Hoy, a 77 años de su fundación, sigue formando alumnos mexicanos y algunos descendientes de exiliados republicanos, siempre fiel a los principios e ideales con los que fue creado, mismos que siguen siendo vigentes.

El Ateneo Español de México los felicita por su aniversario y por los grandes logros que han obtenido, por los cuales ha merecido amplios reconocimientos.

Jaqueline Gutiérrez Fonseca, ganadora del XXVI Certamen Literario “Juana Santacruz”

Jaqueline Gutiérrez Fonseca, ganadora del XXVI Certamen Literario “Juana Santacruz”

La autora mexicana Jaqueline Gutiérrez Fonseca es la ganadora de la edición XXVI del Certamen Literario “Juana Santacruz” que organiza el Ateneo Español de México, A.C., con el fin de promover la creación literaria.

El cuento corto ganador lleva por título “Con los audífonos puestos”, y narra un recorrido cotidiano en el transporte público de la Ciudad de México que se convierte en una situación con un desenlace impactante; todo sucede mientras la protagonista escucha música en sus audífonos.

En esta edición del premio se recibieron alrededor de 80 trabajos de diferentes partes del mundo. El jurado que escogió el relato ganador estuvo conformado por Angelina Muñiz-Huberman, José María Espinasa y Juan Manuel Vadillo.

Para entregar el premio estarán presentes los miembros del jurado, junto con Josefina Tomé Méndez, vicepresidenta del Ateneo Español de México, asociación civil fundada en 1949 por un grupo de intelectuales mexicanos y exiliados españoles que se encontraban en nuestro país tras la Guerra Civil.

La premiación se llevará a cabo este jueves 5 de julio a las 19:00 en las instalaciones del Ateneo: Hamburgo 6, colonia Juárez. La entrada es libre.

Felicitamos a la doctora Silvia Giorguli Saucedo por haber recibido la Medalla Horace Mann

El pasado 16 de junio, la destacada investigadora mexicana Silvia Giorguli Saucedo, primera mujer en ocupar el cargo de presidenta de El Colegio de México, sumó a sus logros académicos y profesionales haber recibido la medalla Horace Mann que otorga la Universidad de Brown a los investigadores que han realizado aportaciones de relevancia en sus respectivos campos de estudio.

Giorguli Saucedo ha realizado diversos estudios en torno al fenómeno migratorio entre Latinoamérica y Estados Unidos, por lo que en una entrevista para un medio de comunicación reconoció que este galardón implica “reconocer los temas de migración México-Estados Unidos y el trabajo que están realizando importantes universidades públicas de ambas naciones”[1].

La actual presidenta del Colmex se desempeñó desde 2003 como profesora e investigadora del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales (CEDUA), el cual llegó a dirigir de 2009 a 2015. Asimismo, fue presidenta de la Sociedad Mexicana de Demografía (2011-2012), en tanto que fundó y dirigió de 2011 a 2014 la publicación Coyuntura Demográfica. Revista semestral de procesos demográficos en México[2].

Cabe destacar que es la primera investigadora latinoamericana en recibir este premio, lo cual representa un motivo de orgullo para nuestro país y es también un ejemplo de las importantes aportaciones académicas que las mujeres están realizando en todos los campos del conocimiento.

Desde el Ateneo Español de México, le enviamos a Silvia Giorguli una muy sincera felicitación por este merecido reconocimiento a su sobresaliente trayectoria.

[1] “Otorgan presea Horace Mann a Silvia Giorguli, de El Colmex”, en: La Jornada, México, 16 de junio de 2018.

[2] Fuente: “Silvia Giorguli recibe medalla Horace Mann 2018 en EU”, en: El Economista, México, 17 de junio de 2018.

Fotos de la visita de Julio García Camarero y Blanca Bernabé García a la Biblioteca del Ateneo

Este 14 de junio recibimos la visita del geógrafo Julio García Camarero y de la consultora de contenidos de proyectos de Fundación Telefónica, Blanca Bernabé García, quienes recorrieron la Biblioteca del Ateneo en compañía del presidente de la Asociación, Ernesto Casanova Coloto.

Ernesto Casanova Caloto, Blanca Bernabé García y Julio Bernabé en la Biblioteca del Ateneo Español de México

Los visitantes con la bandera de la República Española

79 aniversario de la llegada del Sinaia al puerto de Veracruz

El 13 de junio de 1939, el buque de vapor francés Sinaia atracó en el puerto mexicano de Veracruz, trayendo consigo a muchos de los primeros exiliados españoles que llegaron a nuestro país, gracias a la generosidad del presidente Lázaro Cárdenas, tras el triunfo del golpe fascista contra el Gobierno de la República.

En nuestra Biblioteca se pueden encontrar valiosos documentos vinculados con este importante acontecimiento. Entre los más destacados, se encuentran los diarios del Sinaia, una publicación que los propios emigrantes realizaron durante su recorrido a través del Atlántico. En estos diarios apareció el emblemático poema de Pedro Garfias “Entre España y México”, el cual reproducimos a continuación como un homenaje a todas las personas que tuvieron que abandonar su país en aquellas circunstancias y fueron recibidos en esta tierra hospitalaria que les abrió las puertas.

Entre España y México

A bordo del Sinaia

Qué hilo tan fino, qué delgado junco
—de acero fiel —nos une y nos separa
con España presente en el recuerdo,
con México presente en la esperanza.
Repite el mar sus cóncavos azules,
repite el cielo sus tranquilas aguas
y entre el cielo y el mar ensayan vuelos
de análoga ambición, nuestras miradas.

España que perdimos, no nos pierdas;
guárdanos en tu frente derrumbada,
conserva a tu costado el hueco vivo
de nuestra ausencia amarga
que un día volveremos, más veloces,
sobre la densa y poderosa espalda
de este mar, con los brazos ondeantes
y el latido del mar en la garganta.

Y tú, México libre, pueblo abierto
al ágil viento y a la luz del alba,
indios de clara estirpe, campesinos
con tierras, con simientes y con máquinas;
proletarios gigantes de anchas manos
que forjan el destino de la Patria;
pueblo libre de México:
como otro tiempo por la mar salada
te va un río español de sangre roja,
de generosa sangre desbordada.
Pero eres tú esta vez quien nos conquistas,
y para siempre, ¡oh vieja y nueva España!

Lamentamos el fallecimiento del ingeniero Óscar de Buen

Este domingo 10 de junio, falleció el ingeniero español exiliado en México, Óscar de Buen. Les compartimos una nota de prensa al respecto y enviamos nuestro más sentido pésame a sus familiares y amigos.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2018/06/10/muere-ingeniero-galardonado-oscar-de-buen-a-los-92-anos-7078.html

Muere reconocido ingeniero Óscar de Buen, a los 92 años

Ciudad de México. El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) informó del fallecimiento del ingeniero Óscar de Buen, ocurrido este domingo 10 de junio en la Ciudad de México, a los 92 años de edad. Sus restos serán velados en el Panteón Francés de San Joaquín, ubicado en calzada Legaria 449.

En un comunicado, la directora general del INBA, Lidia Camacho, lamentó con tristeza el deceso del ingeniero de Buen, “figura emblemática de su disciplina y de la arquitectura mexicana. Toda mi solidaridad para su familia, amigos y discípulos”.

En 2017, el INBA le otorgó la Medalla Bellas Artes en el campo de la Arquitectura, acto con el que se reconocieron las soluciones estructurales con las que contribuyó a enriquecer los ideales arquitectónicos de infinidad de profesionistas.

Originario de Madrid, España, Óscar de Buen López de Heredia llegó a México a temprana edad junto con su familia, huyendo de la dictadura, lo que le dio en su juventud solidez y firmeza de carácter.

Ingresó a la Escuela Nacional de Ingenieros, donde obtuvo el título de ingeniero civil en 1954. Posteriormente, inició una carrera de servicio a México. Al paso del tiempo, con su obra contribuyó enormemente a su modernización.

En 1957, con Félix Candela y Melchor Rodríguez Caballero, fundó Colinas, De Buen y Rodríguez. Para 1960, ya sin este último, se constituyó Colinas de Buen SA, despacho que sigue operando a la fecha.

Durante su larga trayectoria profesional, colaboró con algunos de los arquitectos más importantes del país durante más de siete décadas, como Pedro Ramírez Vázquez, Salvador Torres, David Muñoz, Sergio Santacruz, Félix Candela, Carlos Mijares, Pedro Moctezuma, Ricardo Legorreta, José Luis Benlliure, Javier García Lascuráin, Juan Urquiaga, Fernando Romero, Enrique Norten, Félix Sánchez y Alejandro Prieto, entre otros.

En un alarde interdisciplinario, en que se conjuga la solidez técnica, la sensibilidad estética y el respeto a las propuestas arquitectónicas de sus creadores, Óscar de Buen contribuyó a la construcción del paisaje moderno de la capital del país, encontrando soluciones estructurales para inmuebles emblemáticos.

Entre esas edificaciones están el Auditorio Nacional, el paraguas del patio central del Museo Nacional de Antropología, el Estadio Azteca, el Palacio de los Deportes, la nueva Basílica de Guadalupe, la Lotería Nacional, la Torre de Pemex, el edificio de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Museo Soumaya, la Torre BBVA Bancomer, la cúpula geodésica del balneario de Oaxtepec en Morelos, la planta de Volkswagen y el Estadio Cuauhtémoc, ambos en Puebla, y la Siderúrgica Lázaro Cárdenas en Michoacán.

Óscar de Buen fue autor del libro Estructuras de acero, comportamiento y diseño, galardonado con el Premio Nacional Javier Barros Sierra al mejor libro de Ingeniería civil. Participó además en la elaboración de los reglamentos y manuales más importantes en el ramo en México.

El también profesor, investigador y conferencista obtuvo un sinnúmero de premios y distinciones, entre ellos el Premio Nacional a la Docencia Mariano Hernández Barrenechea, otorgado por el Colegio de Ingenieros Civiles y el Premio Nacional Ingeniero José López Portillo y Weber, de la Academia Mexicana de Ingeniería.

81 aniversario de la llegada de los Niños de Morelia

81 aniversario de la llegada de los Niños de Morelia

Hoy, 7 de junio de 2018, se cumplen 81 años de la llegada de los llamados “Niños de Morelia”, un grupo de 456 menores de edad, hijos de republicanos españoles, que fueron traídos a México desde España a bordo del vapor francés Mexique para sustraerlos del horror de la Guerra Civil. En aquel momento pensaban que su estancia en nuestro país sería temporal, pero tras la derrota del bando republicano y la instauración de la dictadura, el regreso a su tierra natal fue imposible.

Les compartimos una de las 32 cartas que figuran en el libro Cartas a niños de Morelia, editado por el Ateneo Español de México A.C. en 2017 (se conserva la ortografía y sintaxis orginal):

Barcelona 5 de diciembre de 1937

Mi siempre queridísimo hijo;

He recibido tu carta y el retrato en el que veo con alegría que estas cada dia mas guapo y sobre todo con buena salud, la mia bien por la presente.

De los encargos que me haces de folletos Cromos y prensa procuraré enviártelos basta que tu los quieras.

No pases pena por mi pues estoy bien y no dudes de que tu madre te escribe pero los correos son los que van algo mal.

La Nati sigue en la calle de Gerona, asi que lo mismo me dá que escribas a la calle de Gerona que al Hospital.

Espero ver si por mediación del Consul te puedo mandar algún dinero para estos días.

De lo que me dices si he dado la bicicleta, no pases ancia pues te la guardo para cuando vengas.

Me dices que aprendes a Carpintero que es un oficio que no me gusta, lo que debes de aprender es a mecanico como tu padre, pues un buen mecanico puede hacer toda clase de oficios pero un carpintero no me choca a mi.

Tu siempre me decias que querías ser aviador y ahora cambias a carpintero.

Sin mas recibe recuerdos la Nati y de todos en general con un abrazo de tu madre.

Escribeme pronto y mucho.

Martina García.

Aniversario luctuoso de Enrique Díez-Canedo

Enrique Díez-Canedo fue un periodista, traductor, poeta y crítico literario. En 1939 llegó exiliado a nuestro país, donde fue profesor tanto de El Colegio de México como de la UNAM. Hoy, 7 de junio, recordamos su fallecimiento acaecido en 1944 y compartimos el siguiente fragmento de una de sus críticas teatrales:

En el canto popular andaluz, la intensidad poética tiene, como una de sus condiciones, la brevedad […] un requiebro, un sollozo, una burla, una sentencia, una historia, todo cabe en ella […] es una angosta ventana abierta a los más amplios horizontes.

(El Sol, 5. XI, 1924, Crítica a la obra “Cancionera” en el Teatro Lara. Compañía de Lola Membrives).

Podrás encontrar este texto, y muchos otros, en el libro Obras de Enrique Dìez-Canedo. Artículos de crítica teatral. El teatro español de 1914 a 1936, el cual se encuentra en nuestra Biblioteca del Exilio.

¡Consulta nuestro catálogo! http://alexandria-ateneo.dyndns.org/192.168.1.10/researcher#_

Recordamos a Federico García Lorca en el 120 aniversario de su nacimiento

Recordamos a Federico García Lorca en el 120 aniversario de su nacimiento

Canto a España y la siento hasta la médula, pero antes que esto soy hombre del mundo y hermano de todos

—Federico García Lorca

Este 5 de junio de 2018 conmemoramos el 120 aniversario del nacimiento del emblemático poeta originario de Granada, Federico García Lorca, quien fue asesinado por las huestes franquistas durante la Guerra Civil española.

Creemos que no hay mejor forma de recordar a un autor que leyendo su obra, por lo que les compartimos cinco de sus extraordinarios poemas. ¡No olvides que en nuestra Biblioteca del Exilio tenemos muchas obras del poeta granadino!

Anda Jaleo

 

Yo me arrimé a un pino verde
por ver si la divisaba,
y sólo divisé el polvo
del coche que la llevaba.
Anda jaleo, jaleo:
ya se acabó el alboroto
y vamos al tiroteo.

No salgas, paloma, al campo,
mira que soy cazador,
y si te tiro y te mato
para mí será el dolor,
para mí será el quebranto,
Anda, jaleo, jaleo:
ya se acabó el alboroto
y vamos al tiroteo.

En la calle de los Muros
han matado una paloma.
Yo cortaré con mis manos
las flores de su corona.
Anda jaleo, jaleo:
ya se acabó el alboroto
y vamos al tiroteo.

 

 

La casada infiel

 

Y que yo me la llevé al río
creyendo que era mozuela,
pero tenía marido.

Fue la noche de Santiago
y casi por compromiso.
Se apagaron los faroles
y se encendieron los grillos.
En las últimas esquinas
toqué sus pechos dormidos,
y se me abrieron de pronto
como ramos de jacintos.
El almidón de su enagua
me sonaba en el oído,
como una pieza de seda
rasgada por diez cuchillos.
Sin luz de plata en sus copas
los árboles han crecido,
y un horizonte de perros
ladra muy lejos del río.

Pasadas las zarzamoras,
los juncos y los espinos,
bajo su mata de pelo
hice un hoyo sobre el limo.
Yo me quité la corbata.
Ella se quitó el vestido.
Yo el cinturón con revólver.
Ella sus cuatro corpiños.
Ni nardos ni caracolas
tienen el cutis tan fino,
ni los cristales con luna
relumbran con ese brillo.
Sus muslos se me escapaban
como peces sorprendidos,
la mitad llenos de lumbre,
la mitad llenos de frío.
Aquella noche corrí
el mejor de los caminos,
montado en potra de nácar
sin bridas y sin estribos.
No quiero decir, por hombre,
las cosas que ella me dijo.
La luz del entendimiento
me hace ser muy comedido.
Sucia de besos y arena
yo me la llevé del río.
Con el aire se batían
las espadas de los lirios.

Me porté como quien soy.
Como un gitano legítimo.
Le regalé un costurero
grande de raso pajizo,
y no quise enamorarme
porque teniendo marido
me dijo que era mozuela
cuando la llevaba al río.

 

 

La cogida y la muerte

 

A las cinco de la tarde.
Eran las cinco en punto de la tarde.
Un niño trajo la blanca sábana
a las cinco de la tarde.
Una espuerta de cal ya prevenida
a las cinco de la tarde.
Lo demás era muerte y sólo muerte
a las cinco de la tarde.

El viento se llevó los algodones
a las cinco de la tarde.
Y el óxido sembró cristal y níquel
a las cinco de la tarde.
Ya luchan la paloma y el leopardo
a las cinco de la tarde.
Y un muslo con un asta desolada
a las cinco de la tarde.
Comenzaron los sones de bordón
a las cinco de la tarde.
Las campanas de arsénico y el humo
a las cinco de la tarde.
En las esquinas grupos de silencio
a las cinco de la tarde.
¡Y el toro solo corazón arriba!
a las cinco de la tarde.
Cuando el sudor de nieve fue llegando
a las cinco de la tarde
cuando la plaza se cubrió de yodo
a las cinco de la tarde,
la muerte puso huevos en la herida
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
A las cinco en Punto de la tarde.

Un ataúd con ruedas es la cama
a las cinco de la tarde.
Huesos y flautas suenan en su oído
a las cinco de la tarde.
El toro ya mugía por su frente
a las cinco de la tarde.
El cuarto se irisaba de agonía
a las cinco de la tarde.
A lo lejos ya viene la gangrena
a las cinco de la tarde.
Trompa de lirio por las verdes ingles
a las cinco de la tarde.
Las heridas quemaban como soles
a las cinco de la tarde,
y el gentío rompía las ventanas
a las cinco de la tarde.
A las cinco de la tarde.
¡Ay, qué terribles cinco de la tarde!
¡Eran las cinco en todos los relojes!
¡Eran las cinco en sombra de la tarde!

 

 

Pequeño poema infinito

 

Equivocar el camino
es llegar a la nieve
y llegar a la nieve
es pacer durante veinte siglos las hierbas de los cementerios.

Equivocar el camino
es llegar a la mujer,
la mujer que no teme la luz,
la mujer que no teme a los gallos
y los gallos que no saben cantar sobre la nieve.

Pero si la nieve se equivoca de corazón
puede llegar el viento Austro
y como el aire no hace caso de los gemidos
tendremos que pacer otra vez las hierbas de los cementerios.

Yo vi dos dolorosas espigas de cera
que enterraban un paisaje de volcanes
y vi dos niños locos que empujaban llorando las pupilas de un asesino.

Pero el dos no ha sido nunca un número
porque es una angustia y su sombra,
porque es la guitarra donde el amor se desespera,
porque es la demostración de otro infinito que no es suyo
y es las murallas del muerto
y el castigo de la nueva resurrección sin finales.
Los muertos odian el número dos,
pero el número dos adormece a las mujeres
y como la mujer teme la luz
la luz tiembla delante de los gallos
y los gallos sólo saben votar sobre la nieve
tendremos que pacer sin descanso las hierbas de los cementerios.

 

La guitarra

 

Empieza el llanto

de la guitarra.

Se rompen las copas

de la madrugada.

Empieza el llanto

de la guitarra.

Es inútil callarla.

Es imposible

callarla.

Llora monótona

como llora el agua,

como llora el viento

sobre la nevada.

Es imposible

callarla.

Llora por cosas

lejanas.

Arena del Sur caliente

que pide camelias blancas.

Llora flecha sin blanco,

la tarde sin mañana,

y el primer pájaro muerto

sobre la rama.

¡Oh, guitarra!

Corazón malherido

por cinco espadas.

Aniversario luctuoso de Juan Ramón Jiménez

El 29 de mayo de 1958 falleció Juan Ramón Jiménez, poeta español exiliado, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1956. Hoy recordamos su óbito con su poema:

“Retorno Fugaz”

¿Cómo era, Dios mío, cómo era?
¡Oh corazón falaz, mente indecisa!
¿Era como el pasaje de la brisa?
¿Como la huida de la primavera?

Tan leve, tan voluble, tan lijera
cual estival villano… ¡Sí! Imprecisa
como sonrisa que se pierde en risa…
¡Vana en el aire, igual que una bandera!

¡Bandera, sonreír, vilano, alada
primavera de junio, brisa pura…
¡Qué loco fue tu carnaval, qué triste!

Todo tu cambiar trocóse en nada
¡memoria, ciega abeja de amargura!
¡No sé cómo eras, yo qué sé qué fuiste!