Presentación del libro Nuevas Raíces

Como parte de las Jornadas de Mujeres Republicanas, el Ateneo Español de México presentó el pasado jueves 20 de octubre el libro Nuevas Raíces: testimonios de mujeres republicanas en el exilio. Contó con la presencia de Leonor Sarmiento y Carmen Romero de Rayo, dos de las autoras que dan su testimonio dentro del libro. Las acompañaron, Carmen Tagüeña Parga, Presidenta del Ateneo Español de México y familiares de algunas autoras.

El Ateneo Español de México en la FIL del Zócalo, museo del estanquillo

Cada año, la Feria Internacional del Libro del Zócalo Capitalino de la Ciudad de México rinde homenaje a algún personaje o época, en esta ocasión se rindió homenaje a la Segunda República Española y al poeta Federico García Lorca. El Ateneo Español de México participó con una serie de ponencias y lecturas, así como presentaciones, diálogos y conferencias. La primera sede donde el Ateneo Español de México participó, fue la terraza del museo del estanquillo:

 

Mesa: Lectura de poesía, resonancias entre poetas actuales y poetas de las generaciones del 98 y el 27
De izquierda a derecha: Mariana Orantes, Antonio Deltoro, Xhevdet Bajraj, Francisco Segovia

Boletín – Octubre 2011

En Febrero de 1939, poco antes de la caída de Madrid en manos de los fascistas, un grupo de combatientes republicanos, sobrevivientes de la Brigada Mixta No 143, en su camino al exilio buscando refugio al otro lado de la frontera con Francia, recorría el campo de concentración de “Bourg Madame”. Marchaban en silencio hasta que vieron, detrás de la frontera que dejaban atrás, a los franquistas vigilándoles. Justo en ese momento, entre estos excombatientes, comenzó a alzarse un canto cada vez más fuerte y de manera improvisada, pues la letra parece haber sido creada justo en ese mismo momento, mientras que la música es la de “Konarmieiskaia” (La armada a caballo), de Dan y Dim Pokrass. Uno de aquellos supervivientes así se lo contó, años más tarde, a los periodistas italianos Sergio Liberovici y Michele Straniero, que así lo recogieron en su Cantos de la Nueva Resistencia Española.

Canción de Bourg Madame

Españoles, salís de vuestra patria

después de haber luchado contra la invasión

caminando por tierras extranjeras

mirando hacia la estrella de la liberación.

Camaradas caídos en la lucha

que disteis vuestra sangre por la libertad

os juramos volver a

nuestra España para vengar la afrenta de la humanidad.

A ti Franco traidor vil asesino

de mujeres y niños del pueblo español

tú que abriste las puertas al fascismo

tendrás eternamente nuestra maldición.

Medio pan y un libro

El 19 de mayo de 1929, en un banquete ofrecido por sus paisanos fuenterinos con motivo del exitoso

estreno en Granada de Mariana Pineda, Federico García Lorca lanzó la propuesta de crear en Fuente Vaqueros una biblioteca popular; Rafael Sánchez, panadero, organizador del acto, recogió está iniciativa ofreciendo trescientos volúmenes de su propiedad.

Poco después, el 30 de mayo, la propuesta sugerida por el poeta sería llevada al Ayuntamiento para su aprobación, siendo Federico el encargado de inaugurar oficialmente la biblioteca pública en septiembre de 1931, durante la feria del pueblo.

En el acto de inauguración, el poeta leería una hermosa y elogiosa alocución a su pueblo natal, con gran acento didáctico, enalteciendo el valor del libro, la lectura y la cultura; Asimismo donaría los libros que había escrito junto a los de sus amigos, además de pedirles más volúmenes a la Residencia de Estudiantes de Madrid y a la Editorial Ulises.

La guerra cercenó el proyecto y sería ya en tiempos democráticos cuando, en enero de 1988, se volvieran a abrir las puertas de una nueva biblioteca situada en la planta baja del edificio del Ayuntamiento.

Así que hay que leerla y siempre recordarla:

“Medio pan y un libro”


Alocución de Federico García Lorca 
al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada). Septiembre 1931.

“Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es

de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí. ‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía. Ésta es la melancolía que yo siento, no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.

Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.

No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle no pediría un pan; sino que pediría medio pan y un libro. Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos. Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio de Estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita y ¿dónde están esos libros?

¡Libros! ¡Libros! Hace aquí una palabra mágica que equivale a decir: “Amor, Amor”, y que deberían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, (padre de la revolución rusa mucho más que Lenin), estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita; y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía:

“¡Envíenme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!”.

Tenía frío y no pedía fuego, tenía terrible sed y no pedía agua: pedía libros, es decir, horizontes, es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco, muy poco, pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.

Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más importantes de Europa, que el lema de la República debe ser:”Cultura”, porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en los que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz…

Federico García Lorca

La memoria es proyecto de futuro, de futuro republicano

José Luis Pitarch

Somos jacobinos, no girondinos. Por ello somos republicanos. Tenemos sangre jacobina cual el modesto y preclaro don Antonio Machado. Y sabemos que la III República Española será definitiva, enterrando para siempre la monarquía en España, como hiciera la III República Francesa. No pretendemos cortar la cabeza a nuestro “Luis-16” Borbón. Sólo rescatar siglos. Eso significa en este país la República. Por eso la fusilaron dos veces, pese a que había llegado sin una gota de sangre, entre el alborozo y entusiasmo del pueblo.

Hemos memorado hace poco el aniversario del 14 de Abril de 1931. El octogésimo, con el nervio de las fechas que historian y numeran décadas. Nada menos que ya ocho, desde aquella alborada en que la Cultura, la Moral y la Política, aliadas al Derecho, parieron por segunda vez en nuestro país el único sistema compatible en plenitud e integridad con la Democracia: ese sistema de doctrina y práctica al que llamamos República.

Nadie con honradez intelectual y aptitud de discernimiento puede ignorar que el fin natural de una sociedad democrática es la República. Diferente y funesto asunto es que la coalición bastarda de epulones reaccionarios, eclesiásticos infieles a su evangelio, militares corrompidos por el miedo al pueblo o adoctrinados en el fascismo, linajudos terratenientes -–y véase que no hablamos de “todos” los ricos, religiosos, mílites o propietarios, sino de numerosa parte de los mismos–, diferente cuestión es, decimos, que dicho contubernio haya logrado en el siglo XIX y en el XX reponer en el trono una y otra vez a los Borbones tras traicionar y linchar a la I y la II Repúblicas. Mas esa infausta realidad sólo prueba la inmadurez histórica y política de España, con la voluntad popular aherrojada por tal alianza de poderes bastardos.

En un tiempo en que las monarquías semejan una especie en extinción (sucesivamente, va habiendo una menos, nunca una más), nuestro país se constituye en excepción mundial, pues ya han arribado cuatro veces dichos Borbones, tres de ellas como resultado de feroces guerras civiles y/o golpes militares, otra tras el sainete de abdicaciones de Carlos IV y su abyecto hijo Fernando VII, aquellos cobardones (“león en casa, liebre en la plaza”) que cedieron la Corona de España al Emperador de Francia.

La presente monarquía que soportamos constituye, por otra parte, auténtico esperpento. Pues su insana “legitimidad” originaria deriva del dedo del dictador que logró serlo gracias a Hitler y Mussolini, conculcando incluso las reglas de la dinastía y colocando a un monarca, Juan Carlos, a cambio de que obedeciese mansamente a dicho dictador, traicionando a su propio padre y jurando solemnemente los “principios” fascistas del llamado “movimiento nacional”. Aunque, como Groucho Marx, luego dijera: “éstos son mis principios; pero, si me conviene, tengo otros”.

Toca aquí poner en su sitio la media verdad (con frecuencia “la mayor mentira es la mitad de la verdad”) de que los españoles votaron sí a Juan Carlos en el referéndum de 6 de diciembre de 1978 que dio vía a la Constitución de 27 del mismo mes, entrada en vigor dos días después. Pues la automitificada “transición” fue en realidad “transacción”, con una serie de trágalas impuestas en tal Constitución por los francofascistas (si no, no dejaban paso, no permitían la democracia, y ahí estaba el Ejército de Franco vigilando y amenazante lustros después de morir dicho césar marroquí). Y para imponer las trágalas y guetos –entre los que destaca la ignominiosa no rehabilitación de los últimos soldados de la República, los guerrilleros antifascistas o “maquis”, héroes en toda Europa menos acá– estaban “padres” de dicha Ley Máxima como Fraga. Que en toda Europa, del Este y del Oeste, excepto aquí, hubiera sido juzgado como criminal tipo Pierre Laval o Philippe Pétain, o tipo Von Ribbentrop, Frick o Speer. Mas acá es Presidente de un partido como el PP. La cabra tira al monte.

La monarquía hereditaria, en fin, transgrede la Declaración Universal de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ninguna desigualdad “al nacer”, Artículo 1o; y ello “sin distinción de ninguna índole, ni por origen ni por nacimiento”, Artículo 2o). También transgrede el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ídem, Artículos 2 y 25); y el propio Artículo 14 de la actual Constitución Española (ídem, igualdad jurídica sin discriminación, recogido también en el Artículo 7 de la citada Declaración Universal de DHs). Conculca incluso el Artículo 1 de la Constitución (la igualdad como “valor superior” de nuestro ordenamiento jurídico), el 9 (la igualdad ha de ser “real y efectiva”) y el 23 (“derecho a acceder en condiciones de igualdad a las funciones y cargos públicos”).

Por todo esto, por la dignidad colectiva, porque ser republicano es simplemente ser demócrata, porque el Rey nunca habla de la corrupción y el enriquecimiento sospechosamente rápido, porque creemos en la libertad, igualdad y fraternidad humana, porque República significa Regeneración y Cultura en su mejor sentido, significa ciudadanos informados, críticos y activos que exijan una Democracia sin “atados y bien atados”, laica y sin privilegios para ninguna religión, social como aquella “República de trabajadores” de 1931, decimos con el gran Pedro Garfias: Por lo noble, por la paz, por la justicia, por el trabajo, por la libre República del pueblo, ¡peleamos, peleamos!

Por todo ello, en fin, reclamamos –como en Italia y Grecia tras sus dictaduras fascistas– un referéndum monarquía/república. España está y estará en interinidad mientras no haya tal referéndum, sin el cual un eventual Felipe VI sería sencillamente ilegítimo. La República dos veces llegó democráticamente y sin gota de sangre. Ésta sí la vertieron quienes la acuchillaron. Mas decía Emilio Castelar que la República la trae una conjura de la Sociedad, la Naturaleza y la Historia. Cabe añadir que los humanos amamos lo que necesitamos. Por eso amamos la República.

————————–
José Luis Pitarch, es Presidente estatal de Unidad Cívica por la República Artículo también publicado en Nuestra Bandera primer trimestre de 2011.

 

Un nieto e hijo de exiliados criado en México Premio Príncipe de Asturias 2011.

Arturo Álvarez-Buylla:

«Mi padre, en el exilio me aconsejó que me alejara del peligro de la política»

ENTREVISTA: Neurocirujano e investigador. Hijo de exiliados asturianos, focalizó su vocación de servicio en la ciencias

Pasó la mañana recorriendo Picos de Europa, redescubriendo la tierra de su padre a la que siempre se ha sentido íntimamente ligado, en compañía de su madre y de su hermana. Y esa emoción especial que siente le quiebra la voz cuando habla de temas personales. De su abuelo muerto, del exilio. En cambio, recupera toda la firmeza al hablar de la ciencia, el campo que su padre le mostró porque era mucho más seguro que el de la política, pero igual de útil y vocacional. Su campo de estudio es la neurogénesis, la capacidad del ser humano de producir células del sistema nervioso central.

¿Qué supone para un asturiano, hijo de exiliados, recibir el premio Príncipe de Asturias en Oviedo?

Es algo muy emocionante, que me conecta con mi infancia, con mi padre y con mi familia. Hoy todavía venía en el coche con mi madre y mi hermana y veníamos recordando historias de Asturias.

¿Ser hijo de una familia asturiana de exiliados, que pasó por la URSS y terminó en México y con un abuelo fusilado durante la guerra forja un carácter especial?

Todo eso forjó a mi padre que pasó etapas muy difíciles. Mi vida ha sido un lujo comparada con la suya. A mí me forjó mucho hablar con él de esas experiencias. Para mi padre la política siempre fue un área muy peligrosa y no del todo satisfactoria y su consejo fue siempre que me mantuviese al margen de la política, porque su padre había muerto por esta causa. Él siempre se alejó de la política y pensó que como podía ser un ser humano útil era dedicándose a la investigación y aportar conocimiento.

¿Esa otra forma de servicio?

Creo que sufrió mucho. Las historias que nos contó de niño era conmovedoras, cuando se graduó como médico, cómo se acordaba de su padre, de las últimas palabras que pronunció cuando le fusilaron. Se le ponía la piel de gallina y aún hoy se me pone a mí.

¿Está al tanto de la Ley de la Memoria Histórica, de los proyectos por recuperar la memoria de las víctimas? ¿Cree que es importante?

Conozco poco de la historia de mi abuelo. Parte de lo que sé es por mi padre y por mi abuela. Tuvimos unas entrevista con un piloto de Iberia que estaba intentando de escribir un libro y recuperar la aportación a la aviación civil que mi abuelo y la gente de su época habían tenido. Mi abuelo estuvo a cargo de Barajas y su pasión era la ingeniería aeronáutica. Pero me da tristeza porque fui al museo aeronáutico a Madrid y la memoria de todos esos españoles no está casi presente. Vi un avión que había volado mi padre, que se entrenó como piloto de caza en la URSS, con 18 años. Mi padre no murió pero otros muchos, sí. Mi padre, por fortuna, estudió medicina y se convirtió en científico. Su idealismo lo vertía en la educación. Así llegaron muchos españoles a México, gentes extraordinarias con dedicación a la cultura y a la educación. Ver a esas figuras sí forja.

¿Le han transmitido esa amor por Asturias que los emigrantes presumen de transmitir a sus hijos?

Muchísimo. En casa en Navidades había muchos recuerdos de Asturias. Y yo iba al Club Asturias, con muchos socios de origen asturiano, en el que hacíamos deporte y había un hórreo y hacían comidas asturianas. Y tenía mucho contacto con gente.

Cuándo habla de ciencia habla de emoción y de curiosidad.

Hay muchas formas de ser científico y cada uno tiene diferentes motivaciones e intereses. Mi motivación viene en gran parte de mi padre y tiene que ver con la emoción por el descubrimiento.

¿Cuáles son los últimos avances en el terreno de la neurogénesis?

Este mismo mes hemos publicado un artículo en la revista Nature , en el que contamos el proceso de neurogénesis en niños muy jovencitos y vemos que decrece muy rápidamente en el primer año de vida. Pero lo importante es que hemos encontrado un camino nuevo migratorio de células del sistema nervioso, también en bebés de menos de seis meses, entre la zona germinal y hasta la corteza. Es algo intrigante que en humanos suceda esto.

¿Qué puede implicar este hallazgo?

Para mucha gente las implicaciones de la ciencia son sólo sus aplicaciones directa, el beneficio que tienen, si puede curar una enfermedad o conseguir un avance tecnológico. Pero esto que nosotros estudiamos es lo que pasa en las etapas iniciales del desarrollo humano. Es importante para conocer y entender nuestro crecimiento en general. Es ciencia básica, generar conocimiento. Después se podrá ir aplicando. Es posible que haya enfermedades relacionadas con estas interneuronas que puedan llegar a curarse.

¿Puede, entonces, que la clave para curar esas enfermedades neuronales degenerativas esté dentro del propio cerebro?

En parte sí, por que lo que miramos es cómo prevenir, buscamos la causa de que mueran esas células que están en el cerebro. Pero es muy prematuro pensar que el germen que ayudará a regenerar esas células que mueren esté dentro del cerebro, que alguien pueda volver a generar las células que se desarrollaron cuando era un embrión.

¿Podemos establecer que la neurogénesis en adultos puede ser la clave para la curación de enfermedades neurodegenerativas?

Lo importante es que la neurogénesis puede suceder en adultos. Estuvimos un siglo pensando que no podía suceder. Pero hay células madre que puede migrar y si se puede inducir un circuito, se las puede dirigir para corregir algún problema Es lo que todos los que trabajamos con el sistema nervioso soñamos. Sabemos que existe nuevos caminos para reemplazar células, pero llevará años conseguir algo concreto, porque sólo probar un medicamento lleva un proceso muy largo. Trabajamos por la terapia celular, utilizar los mecanismos de nuestro desarrollo y aprovecharlo para que hagan cosas positivas en los pacientes. Esa es una nueva frontera de la investigación.

También está la frontera ética.

Siempre existe esa frontera. El trabajo que hacemos con células madre embrionarias es producir neuronas pero no para un sistema embrionario completo. Aún así, nos preocupa. En mi universidad hay un comité, del que formo parte, en el que revisamos protocolos de cada investigación con células madre.

A pesar de que su trabajo es investigación básica, reciben llamadas de pacientes que buscan una última alternativa para curar su enfermedad. ¿No produce eso congoja?

Lo que perturba realmente es la magnitud del problema, la gran cantidad de gente que sufre enfermedades neurodegenerativas. Lo peor es cuando recibes un correo de un niño. Los recibo yo y todo el equipo de la Universidad. Pero el sistema nervioso es un reto gigantesco que va a llevar muchas generaciones desentrañar.

“Sois historia, sois leyenda…”

Cuatro supervivientes relatan, en el 75 aniversario de la creación de las Brigadas Internacionales, su derrota en la Guerra Civil y la revancha en la II Guerra Mundial

NATALIA JUNQUERA – Madrid – 24/10/2011
Tenían menos de 20 años cuando dejaron su país y su familia para venir a jugarse la vida en España, a defender un Gobierno que no era el suyo pero cuyos ideales compartían: la República. En su día, llegaron a ser 35,000 -entre ellos, escritores como George Orwell y políticos como Willy Brandt-, procedentes de 55 países. Cerca de 9,000 murieron o cayeron prisioneros. Hoy quedan pocos vivos, pero cuatro de ellos han venido a España para participar en las jornadas-homenaje que ha organizado la Asociación de Amigos de las Brigadas Internacionales en el 75 aniversario de su creación por decreto, firmado por el entonces presidente de la República, Francisco Largo Caballero. EL PAÍS ha hablado con ellos, supervivientes de la Guerra Civil, de la segunda Guerra Mundial y del paso del tiempo.

“Yo tenía 17 años y pensé que tenía que hacer algo. No quería quedarme parado mientras veía al fascismo ganar en España. El día que cumplí los 18 me fui. No le dije nada a mi madre, porque nunca me hubiese dejado, y tuve muchos remordimientos por lo mal que lo pasó, aunque después decía que estaba muy orgullosa y me convertí en su favorito. Y éramos ocho hermanos”, relata David Lomon, británico, a un mes de cumplir los 93 años. “Pero no me arrepiento de haber venido a defender a aquel Gobierno democráticamente elegido. Lo volvería a hacer mil veces”.

Lomon vino pensando que ganarían. “Éramos los buenos”, dice con una sonrisa. No tardó en darse cuenta de que no iba a ser tan fácil. “Cuando llegué a España no conocía la magnitud del apoyo que los italianos y alemanes estaban dando a Franco. No esperaba eso. Tampoco esperaba que estaríamos tan solos. A los republicanos no les apoyaba nadie, solo voluntarios”.

A Lomon le indignó oír que “comunistas y anarquistas estaban combatiendo entre ellos durante la guerra”, pero cuando realmente se dio cuenta de la debilidad de su bando fue durante el breve entrenamiento que realizó antes de incoporarse al frente. “Fue terrible. De armas, teníamos las sobras de los rusos y de la I Guerra Mundial. Se atascaban. Eran muy delicadas. No les sentaba bien ni el calor, ni el frío”. No ha olvidado el día que le pusieron delante la ametralladora Maxim. “Nunca había visto un arma hasta entonces”.

Lo mejor de su paso por España fue conocer a los republicanos, cuenta. “Me fascinó ver a gente tan pobre y a la vez tan orgullosa”. Se echó una novia española durante la guerra, pero duró poco. “Recuerdo que un día, la invité al cine, ¡y se plantó allí con toda su familia!”, ríe a carcajadas.

No llegó a participar en grandes combates – “solo escaramuzas”- pero estuvo a punto de morir. Una bomba le dejó inconsciente durante no sabe cuánto tiempo. Cuando se despertó estaba en un campo de prisioneros. “Me habían capturado los italianos. Casi todos éramos extranjeros. De hecho, mientras estuve allí, la Gestapo vino a ver qué alemanes apoyaban a los españoles. Fue algo espantoso. Cuando te meten en un sitio así es como si te apartaran del mundo. Salí libre en un intercambio de prisioneros: me cambiaron por algún italiano”.

Durante la entrevista, enseña orgulloso el pasaporte español que ha obtenido gracias a la ley de memoria histórica, que concedió la nacionalidad española a los brigadistas internacionales. Perder la guerra en España fue “un golpe muy duro”, pero asegura que le sirvió de “inspiración” para, al regresar al Reino Unido, ingresar en el Ejército, “para luchar después contra Hitler. Esa guerra sí la ganamos”.

El estonio Erik Ellmann, de 92 años, parecía incómodo con los aplausos que recibió en el homenaje. “No los merezco. Yo era un niño. Tenía 19 años y solo participé en el final de la guerra. Hice lo mejor que pude con el arma que me dieron: una de 1896”, dijo.

Hijo de un matrimonio pobre, Ellman recuerda que el Gobierno de su país “hizo una ley por la que castigaba a 10 años de trabajos forzosos a quienes ayudaran a los españoles”. Decidió arriesgarse. “Mis ideales y los de mis padres eran los mismos que los de la República”. Estuvo en la batalla del Ebro y guarda un enorme remordimiento. “Íbamos de avanzadilla y teníamos que avisar si veíamos avanzar a los franquistas. Nos fuimos a descansar y avanzaron. No sabemos qué pasó con los que venían detrás de nosotros”.

Los hermanos José Eduardo y Vicente Almudéver Mateu, de 92 y 94 años respectivamente, nacidos en Francia pero de padres españoles, tampoco han olvidado. “¡Fuimos al frente sin balas!”, asegura José. “A cinco kilómetros había una columna del PCE y me dieron cinco. Después el coronel nos dio otras cinco. ¡Diez balas para una guerra!”. El 25 de mayo de 1938, cayó herido en combate. “Al darme el alta, me mandaron a casa, pero volví. Terminé en el puerto de Alicante. Fue terrible lo que pasó allí”.

En aquel puerto, 20.000 republicanos, ya perdedores de la Guerra Civil, esperaban en abril de 1939, la llegada de unos barcos extranjeros que nunca llegaron para huir de Franco. Cuando al entrar

las tropas italianas quedó claro que no había escapatoria, muchos optaron por suicidarse. “Recuerdo a una mujer embarazada, echada en el suelo, y a un hombre que se afeitaba con una navaja a su lado. Oí un grito terrible. Cuando volví a mirar, el hombre se había degollado y la mujer lo había visto todo”, recuerda José, quien salió de aquel puerto directo al campo de concentración de Los Almendros tras haber tirado al mar su carné de la Brigada.

Vicente estuvo en el frente de Guadalajara y en la batalla del Jarama. También en Madrid. “Pese a haber perdido, de lo que más orgulloso estoy en mi vida es de haber luchado en la Guerra Civil con la República”, asegura. Como sus compañeros, también luchó después en la segunda Guerra Mundial.

José Carrillo, hijo del exdirigente del PCE, Santiago Carrillo, y actual rector de la Universidad Complutense de Madrid, donde se acaba de levantar un monumento a los brigadistas, afirma: “No recuerdo un ejemplo de solidaridad internacional como la participación de los 35.000 brigadistas que vinieron a España a defender la legalidad de la República, y el de los propios españoles, que intentaron devolver el favor en la II Guerra Mundial incorporándose a la resistencia contra los nazis. Son un ejemplo, no un invento de Stalin, como dice el nostálgico que ha presentado una denuncia contra el monumento y que me acusa de hacer política. La ciudad universitaria fue testigo. Aquí combatieron muchos brigadistas y en los edificios más antiguos todavía se pueden ver agujeros de bala”.

Pese a la denuncia, el monumento se inauguró el sábado. Son dos grandes placas de acero en las que se lee una frase de Dolores Ibárruri: “Sois la historia, sois la leyenda. Sois el Ejército heroico de la solidaridad y de la universalidad de la democracia”.

 

Los archivos responden si les sabes preguntar

El primer seminario de investigaciones, permitió que investigadores jóvenes que trabajan en diferentes archivos pudieran comunicarse entre ellos, mostrando su trabajo y compartiendo ideas. De igual forma, al contar con una variedad de asistentes provenientes de otros archivos y universidades, el diálogo se enriqueció con las preguntas formuladas.

De izquierda a derecha: Karla Carolina Vázquez, Diana Marisol Orozco, Guadalupe Adámez Castro, Erandi Mejía, Mariana Orantes.

 

 

 

 

 

 

Hablaremos de esto dentro de cien años

El día jueves 13 de octubre se presentó el documental Hablaremos de esto dentro de cine años (2010). Guión de Juan Pérez de Ayala, música de Juan Manuel Artero y dirección de Rafael Zarza. El documental conmemora el centenario de uno de los símbolos pedagógicos más singulares y legendarios de la historia de España, la Residencia de Estudiantes. Hablaremos de esto dentro de cien años incluye imágenes inéditas y poco conocidas de este símbolo de la cultura y la pedagogía, heredera de la Institución Libre de Enseñanza. Incluye un poema inédito de Unamuno o una entrevista con Rafael Alberti en Roma, en los años cincuenta, recién llegado de Argentina.

Mujeres Republicanas

Mujeres Republicanas de Javi Larrauri

Javi Larrauri inició este proyecto en otoño de 2009 investigando el papel de las mujeres en la defensa de la segunda república con el objetivo de retratar a aquéllas que hubieran participado en la Guerra Civil. Tras localizar a varias de estas mujeres y reunirse con ellas para conocer sus historias en primera persona, el artista decidió acompañar cada retrato de una breve biografía y grabar en video sus testimonios. El objetivo del artista es rendir homenaje a las luchadoras antifranquistas y reivindicar su papel dentro de la memoria histórica republicana. La labor de estas mujeres no puede quedar eclipsada por una Historia que se escribe en masculino, ha definido Larrauri, quien ha destacado la sabiduría y la belleza de la vejez de las protagonistas de la muestra. Quería hacer una reivindicación de la mujer anciana en estos tiempos en que la juventud está tan injustamente sobrevalorada, ha declarado el artista, preocupado por difundir los testimonios de la última generación viva de mujeres que defendieron la segunda República.

El evento tuvo lugar en el Ateneo Español de México. Durante cada jueves del mes de octubre, se realizaron actividades para conmemorar a éstas luchadoras social, reivindicando su posición olvidada.

Fotoseptiembre

PRESENTÓ EMBAJADA DE ESPAÑA LA OBRA DE 5 FOTÓGRAFOS ESPAÑOLES EN FOTOSEPTIEMBRE 2011

  • Tres de los proyectos fueron ganadores de la I Convocatoria OCEMX de Fotografía.
  • Participan como sedes el Espacio OCEMX, el Ateneo Español de México, la Universidad de Monterrey y el Centro Cultural de España en México.

En el contexto de la bienal Fotoseptiembre 2011, la Embajada de España a través de la Oficina Cultural de España en México (OCEMX), el Centro Cultural de España (CCEMX) y el Ateneo Español de México presentó la obra de 5 fotógrafos españoles emergentes. Tres de estas exposiciones son resultado de la Convocatoria OCEMX de Fotografía, iniciativa que la Embajada de España presentó a principios de este año y que contó con la colaboración de Luis Adelantado, Claudi Carreras y Violeta Solís en el comité asesor.

El acto inaugural de estas exposiciones se llevó a cabo en el Ateneo Español de México, el viernes 2 de septiembre, con la obra titulada “Epifanía” de la artista Ana Fernández, quien reflexiona en este proyecto sobre la mística de la experiencia estética a través de la reducción al mínimo de la práctica clásica del retrato y el bodegón en pintura confrontándonos con imágenes de una belleza inquietante.

El evento sirvió también como marco para la presentación del nuevo Consejero Cultural de España en México, Ignacio Martínez del Barrio, quien se ha incorporado al equipo de la OCEMX desde inicios de agosto.

La segunda exposición ganadora “Desierto interior” del artista Álvaro Sánchez Montañéz, se colocó en el Espacio OCEMX. La obra transporta al espectador hasta el desierto de Namibia, donde el final de la I Guerra Mundial coincidió con el agotamiento de sus minas de diamantes. Allí durante más de 20 años, los colonos alemanes levantaron sus casas intentando evocar a las de su Baviera natal. El fotógrafo nos adentra al interior de estas construcciones abandonadas como si se tratase de barcos naufragados en medio de las dunas.

Posteriormente el Centro Cultural de España en México presentó la exposición “Kids”, de Jorge Fuembuena. Este tercer proyecto ganador ofrece una mirada a la injerencia del ser humano en el entorno natural situando al público al otro lado de hermosos paisajes nórdicos en países como Groenlandia, Islandia y Finlandia.

Por último, la Universidad de Monterrey acogió la muestra “Interrupciones”, de Itziar Garaluce y Esther Ruiz. Estas jóvenes artistas proponen un juego visual al espectador que tendrá que desentrañar por sí mismo los misterios de la imagen y la identidad, en un trabajo donde se mezclan el cine, la fotografía y, en definitiva, el montaje, que en última instancia posee como telón de fondo la hipertextualidad digital.

Boletín – Septiembre 2011

“No guardo rencor, pero que se sepa qué pasó”

Un superviviente de los campos de concentración franquistas reclama que se conozcan la esclavitud y las torturas

“Éramos esclavos”, así se refiere José Barajas (Huelma, Jaén, 1916) a los batallones de trabajadores del franquismo, donde penó durante tres años al acabar la Guerra Civil con miles de represaliados y exsoldados de la República. Con 95 años, recuerda en conversación telefónica desde Barcelona, donde ahora vive, el hambre y la muerte de compañeros por inanición, por suicidios y por enfermedades después de sufrir tratos vejatorios. Con el paso del tiempo, asegura que no guarda rencor -“solo a veces”, admite-, pero pide que no se olvide esta historia. “Que la juventud sepa qué pasó”.

Barajas se alistó como voluntario al comienzo de la Guerra Civil para defender la República y se convirtió en uno de los miles de esclavos del franquismo que realizaron trabajos forzados.
Era hijo de socialista y desde muy joven asistía a los mítines del partido en burro. Tenía 20 años cuando estalló la guerra y se alistó en los batallones de voluntarios. Desde ese momento, pasó una década “viendo morir gente”.
Tras la contienda y al comenzar la II Guerra Mundial, Barajas fue enviado como esclavo a Punta Paloma, en Tarifa (Cádiz), donde construyó los fortines para las ametralladoras y los cañones, entre ellos el considerado más grande del Ejército, traído desde Mahón (Menorca). Según contaron sus compañeros de destino, fue arrastrado por los presos por zonas donde no había ni carreteras. Recuerda suicidios de compañeros, hambre, “y que nadie se preocupaba”.

En Facinas (Cádiz) construyó una carretera y un campamento militar. Las bellotas del campo y la comida que traían mujeres de la zona aliviaron el hambre de los batallones. “Comíamos hierbas, naranjas con piel y los arenques con la cabeza, la espina y todo lo que llevase; todo lo comíamos”, recuerda.
También construyó una carretera en Conil de la Frontera (Cádiz), donde un alférez sintió lástima de la situación y aumentó las raciones de comida. Los pescadores les daban cubos de sardinas a cambio de que les ayudaran con las redes.
Compartió el campo con tres jefes republicanos vascos llegados del Patronato de Redención de Penas por el Trabajo, una institución creada en el Ministerio de Justicia para distribuir a losesclavos.
De Bolonia recuerda la enorme decepción al descubrir que Estados Unidos obviaba la situación de los presos y negociaba con el Gobierno español la instalación de bases militares. “Estábamos tan ilusionados que planeamos que, cuando viniesen a liberarnos, les quitaríamos los fusiles a los escoltas, los encerraríamos y saldríamos en busca de los que viniesen a salvar al Gobierno de la República y luchar junto a ellos. Pero ya ves, fue todo lo contrario”, afirma.
Barajas pasó por campos de concentración de Navarra y por tres de los 54 que hubo en Andalucía; lugares que, junto a depósitos de presos y zonas de fosas comunes, el grupo Recuperando la Memoria de la Historia Social de Andalucía (RMHSA) de la Confederación General del Trabajo (CGT) ha pedido que sean declarados, protegidos y señalizados, según la legislación andaluza.
La ausencia hasta ahora de una figura de protección ha supuesto la desaparición de algunas instalaciones, como el caso de las de La Algaba (Sevilla), uno de los centros más duros donde se concentraron los esclavos que construyeron el Canal del Viar y donde muchos fallecieron, como en otros campos, por el hambre y el maltrato.
Muchas de las infraestructuras que construyeron los presos, como las pistas del aeropuerto de Málaga o el Canal del Bajo Guadalquivir, aún están operativas o constituyeron la base de fortunas particulares sin que exista ni un solo elemento que recuerde cómo y por quiénes fueron levantadas. El testimonio de Barajas apoya las pretensiones del grupo memorialista de la CGT. Su experiencia vital ha sido recogida y difundida por la asociación Memoriaren Bideak, Collectiu Republicà del Baix Llobregat y Memoria Antifranquista del Baix Llobregat.

A la espera de respuesta del Ayuntamiento de Sevilla

El grupo memorialista RMHSA de CGT mantuvo el pasado día 21 una reunión con el concejal del Ayuntamiento de Sevilla Juan Bueno (PP) para pedir su apoyo y proponer la señalización como lugares de la memoria de La Corchuela y El Colector, dos campos de concentración franquistas donde más de 2.000 personas cumplieron penas de trabajos forzados entre 1938 y 1943. El edil se comprometió a responder a la petición, según informaron los asistentes. El Ayuntamiento no respondió a la solicitud de información de este periódico.

El grupo planteó también el cumplimiento del acuerdo de 2008 sobre la fundación Memorial Merinales, paralizada porque las instituciones implicadas no aportan las cantidades comprometidas: entre 3.000 y 12.000 euros.

Los memorialistas destacaron en el encuentro la actitud del Ayuntamiento de Málaga, también gobernado por el PP, que ha invertido más de 300.000 euros en la localización y exhumación de restos de ocho fosas comunes con 2.840 fusilados. En ese marco, propusieron retomar iniciativas relacionadas con el Canal de los Presos, la cárcel de Ranilla, la guía del cementerio de Sevilla y otros lugares de la memoria.

Los lugares de la memoria se extienden por toda Andalucía. Estos son algunos de los propuestos por RMHSA para su protección: El Colector, La Corchuela, Los Merinales, El Arenoso, Torre del Águila, La Algaba, cortijo Gambogaz, El Puntal y Canal del Bajo Guadalquivir, en Sevilla; La Almadraba, en Cádiz; Torremolinos, en Málaga; Isla Saltés, en Huelva; La Casa Grande de Padul y Benalúa de Guadix, en Granada; y el cuartel de Sotomayor de Viator, en Almería. La lista crece con la incorporación de nuevos datos sobre torturas, fusilamientos y penas de represaliados de todo el país en Andalucía.

Regresa el último exiliado, con más de 50 años de retraso

El gran exiliado de los archivos de la memoria de España regresa al lugar en el que nació

Ha pasado más de medio siglo y el gran exiliado de los archivos de la memoria de España regresa al lugar en el que nació. Mañana, la nieta del exjefe de Gobierno de la República, Carmen Negrín, entregará una copia de los archivos de su abuelo Juan Negrín al Ministerio de Cultura, para que lo deposite en el Centro Documental de la Memoria Histórica, en Salamanca. Las otras copias de los casi 300.000 fotogramas, cerca de 40.000 legajos, planos de batalla, cartas, etc. quedarán una en manos del Gobierno francés, otra en el poder de la familia, y los originales en el archivo de la Fundación Juan Negrín, con sede en Las Palmas de Gran Canaria.

Después de casi diez años de negociaciones con los herederos, ha llegado el acuerdo de devolución de “un archivo privado español bajo derecho francés”, al que muchos califican como el más buscado por Francisco Franco. Una memoria que ha logrado sobrevivir a la Gestapo, en la Francia ocupada. De hecho, la propia repartió los originales en un sótano, un piso y un ático de París.

Después del Guernica, este regreso significa el final de un exilio de los más sonados y dolorosos. Sólo quedará bajo la custodia de la familia un mínimo número de cartas muy personales, queCarmen Negrín ha preferido preservar de la mirada pública.

Un secreto bien guardado

Estos documentos clave han sido revisados por muy pocos historiadores (Preston, Moradiellos y, sobre todo, Ángel Viñas), para consultar, por ejemplo, las cuentas relativas al oro de Moscú.

Carmen Negrín, que recibió a Público, hace ahora un año, en el piso parisino que fuera residencia en el exilio del exjefe de Gobierno entre 1947 y su fallecimiento en 1956, insistía: “No soy historiadora, ni pretendo serlo”, por lo que no evalúa documentos, pero recuerda varias de las cartas conservadas a las que ha echado un vistazo. “Hay toda una parte que es la correspondencia oficial entre ministerios, pero también sobre la vida cotidiana de la guerra. Cartas de niños, de madres, de soldados”, dice. “He visto una de un niño, diciendo a Juan Negrín que sus padres han muerto. Una madre, que busca a su hijo soldado desaparecido”. La historia se hace pública.

Hacia la recuperación (completa) de la verdadera “memoria histórica” (republicana y socialista) de la Institución Libre de Enseñanza, el Instituto-Escuela y la Residencia de Estudiantes; y, la restauración (definitiva) y continuidad de las mismas.

“Voz” (actual) del Exilio “institucionista” en México (D. Bernardo Giner de los Ríos y la “Corporación de Antiguos Alumnos”).

Por: Arturo Fernández Domínguez
(Hijo del Exilio republicano y socialista español e “institucionista”).

En “Si don Francisco hubiere vivido”, artículo (colaboración) de D. Germán Somolinos D ́Ardois, publicado en el Boletín Extraordinario de la “Corporación de Antiguos Alumnos de la Institución Libre de Enseñanza, el Instituto-Escuela y la Residencia de Estudiantes (Grupo de México)”, No 80, del 18 de febrero de 1965,conmemorativo del Cincuentenario de la muerte de D. Francisco Giner de los Ríos (fundador de la Institución Libre de Enseñanza) (1915-1965), éste afirmó respecto de D. Francisco Giner que:

“Enderezó vidas, despertó vocaciones y alcanzó a dirigir muchos años el que fuera vivero de sus futuras obras, la Institución. Pudo asistir al nacimiento de algunas hijuelas de su profundo pensar: el Museo Pedagógico, la Junta para Ampliación de Estudios, y la Residencia de Estudiantes. Pero el resto de su programa quedó como herencia para sus seguidores. El Instituto-Escuela, las Misiones Pedagógicas, y sobre todo la adopción de sus ideas sobre la manera de enseñar y de unir a los hombres, difundidas a toda la educación española, llegó mucho más tarde; cuando los discípulos que él había formado tuvieron el poder en sus manos y una República generosa -inspirada en mucho de D. Francisco-, sintió la necesidad de llevar la educación y el progreso hasta la más apartada aldea campesina de España y hasta el más humilde de sus moradores.

Desgraciadamente desapareció antes de ver como sus ideas y su espíritu se difundía por todos los campos de España. Pero tuvo la fortuna de ignorar la terrible lucha fratricida -en gran parte en contra de su propia ideología-. No llegó a presenciar como aquellos ideales por los cuales luchó una vida entera eran pisoteados; ni como hasta su más íntimo rincón de recogimiento era

profanado por aquellos que siempre vieron en él un peligro para sus mezquinos intereses mantenidos por la ignorancia y la explotación.
La guerra le hubiera desgarrado el alma. Y, si Don Francisco hubiera vivido aquel año del Éxodo -transtierro le ha llamado Gaos-; cuando la Institución adquirió dimensión universal al dispersarse sus miembros por todo el mundo, hubiera sido el primer viajero que: ágil, ligero de equipaje y rico de contenido espiritual, habría llegado a esta nueva tierra de promisión, con la pesadumbre del espectáculo pasado, con las ilusiones de un pronto retorno y estaría hoy formando parte de este grupo de desterrados, y enterrados, que tan amorosamente recogió la acogedora tierra de México”.

De una manera pues sencilla, resumida y clara D. Germán Somolinos, secretario de la “Corporación”, nos expone su opinión acerca de cuál hubiera sido -seguramente- la posición (respuesta) personal y ética de D. Francisco Giner después de la Guerra Civil: la del partir al Exilio. Hubiera sido un exiliado más; al igual como, también, la de su principal discípulo D. Manuel B. Cossío (si no hubiese fallecido en 1935), nombrado “Ciudadano de Honor” de la Segunda República española. Si a esta importante opinión, acerca del fundador y pasado de la Institución, que forma parte de la “Voz” (Palabra) (Pensamiento) del Exilio “institucionista” en México, añadimos (recuperamos) también -a continuación- la opinión de D. Bernardo Giner de los Ríos, ex-ministro de la República, último presidente de la Institución Libre de Enseñanza en España y presidente de la “Corporación de Antiguos Alumnos (Grupo de México)”, respecto del futuro de la Institución, del Instituto-Escuela y la Residencia de Estudiantes, que -seguramente- se habría llevado a cabo si D. Bernardo Giner y algunos (determinados) “institucionistas” exiliados hubieran sobrevivido a la muerte del dictador Franco, hecho que -desgraciadamente- no ocurrió.

La historia inmediatamente posterior y reciente de estas instituciones (históricas) (desaparecidas por el Franquismo) hubiera sido otra muy distinta de la que -lamentablemente- fue y sigue siendo en la actualidad la Fundación “Francisco Giner de los Ríos”, la “Corporación de Antiguos Alumnos y Amigos” y la Residencia de Estudiantes (oficiales), porque ésta se hubiera ajustado -probablemente- con total coherencia y ética a la verdadera (completa) “memoria histórica” y a su “espíritu” (filosofía). Realidad que continúa sin ocurrir hoy en día, ya que la “Voz” del Exilio “institucionista” (Institución Libre de Enseñanza, Instituto-Escuela y Residencia de Estudiantes históricas), de orientación ideológica democrática -principalmente (fundamentalmente)- republicana y socialista, fue y continúa siendo postergada, silenciada y olvidada -sistemáticamente- por los nuevos “dirigentes” de la actual Institución “oficial”

(Fundación “Francisco Giner de los Ríos”, “Corporación de Antiguos Alumnos y Amigos” y Residencia de Estudiantes) en España, desde la época de la Transición “democrática” hasta la fecha de hoy, que cuentan con todas las “bendiciones” políticas y religiosas y la “financiación” económica de la España “oficial”, de la Monarquía borbónica, “liberal” y católica, heredera e impuesta por el Franquismo.

El plan o programa (“idea” central) general, que viene a ser (constituir) en la práctica todo un “testamento”, para la restauración (definitiva) y continuidad de la Institución Libre de Enseñanza, el Instituto-Escuela y la Residencia de Estudiantes (históricas), de D. Bernardo Giner de los Ríos y la “Corporación de Antiguos Alumnos (Grupo de México)”, aparece -con total claridad- expuesto (recogido) en la “Carta abierta a los compañeros de España”, de la Asociación de Antiguos Alumnos del Instituto-Escuela, con motivo de la celebración del Cincuentenario de la creación del Instituto-Escuela (1918), publicada en hoja impresa para su distribución, y que fue también reproducida en el Boletín de dicha “Corporación” No 109, de octubre de 1968, donde se dice -entre otras importantes cosas- que:

“Nos invitáis a que celebremos de algún modo los cincuenta años de la creación del Instituto- Escuela: escuela ejemplar, coeducación, espíritu de tolerancia…
…Y, es que sentimos una honda preocupación por el porvenir de España y por la vida que en esa España, que habrá de ser rehecha-vuelta a la vida, como a la vida habrá de volver nuestro Instituto-Escuela- nos esté reservada a los españoles. No somos partidarios de festejar ahora, antes de que finalicen los años dramáticos que truncaron tantas vidas españolas -las de muchos alumnos y maestros de nuestro Instituto- el cincuentenario de aquella iluminada creación. Mejor os invitaríamos a reflexionar. No estaría de más que meditásemos todos en las causas que motivaron la invención del Instituto, en aquellas otras que determinaron su corta vida –a todas luces sabidas- y en las que a la fecha prolongan su desaparición. Porque no hay, no puede haber un sucedáneo del Instituto-Escuela. Como no puede haber una España sucedánea de otra más entera. Quede esto bien claro. Entre otras razones, porque sólo en un clima de tolerancia y libertad podría volver a existir el Instituto. Entendámonos, tal como ha de ser. Y lo mismo España. Con todas las de la ley. Lo demás será apócrifo.

Por eso, si queremos que el Instituto-Escuela vuelva a la vida, y valdría la pena de hacer el intento en cuanto fuera posible, lo que nos corresponde hacer no es soslayar u olvidar los hechos tan significativos que conmovieron a España y provocaron la clausura de aquel centro de enseñanza, sino atrevernos a dar a cada uno de estos hechos su nombre, usando el lenguaje de la verdad, único que se nos enseñó…

Ved ahora cómo al pensar qué haríamos para conmemorar los cincuenta años de la creación del Instituto, de los cuales más de la mitad fueron de muerte, no se nos ocurra nada mejor que guardar silencio.
Quisiéramos, eso sí, que este silencio nuestro, mantenido durante tantos años, y a que tiene –a qué negarlo- el sentido de una protesta, fuera un silencio fecundo. Algún día, unidos de la mano, subiremos con vosotros, paso a paso, por aquella calle de los pinos, o bordeando el viejo Museo de Ciencias Naturales, hasta remontar la colina de los lirios, de la que tan injustamente fuimos desalojados, y volveremos, en un ambiente de libertad y de amor, a abrir de nuevo, en aquella atalaya, el Instituto-Escuela. ! Eso sí que sería digno de celebrarse ¡Un Instituto-Escuela con el mismo espíritu que tuvo siempre, con la misma tolerancia, con el mismo nombre. Pero también con un espíritu de cosa nueva. Con la juventud de España, también nueva e impetuosa a nuestro lado”.

Por último, en este mismo Boletín D. Germán Somolinos, y en otro artículo titulado “Hombres de esperanza”, terminó diciendo -de manera iluminadora o profética- lo siguiente:
“…aquellos hombres (Cossío y Castillejo) (redactores del programa utópico del Instituto- Escuela) (obra de fe) (ensayo pedagógico novísimo), y los que con ellos emprendieron la labor, fueron hombres de esperanza, hombres que esperaban y sabían esperar. Tenían fe en su espera y estaban seguros del milagro, de la llegada del momento propicio, de la fecundidad de su obra…”

Málaga, a 21 de Septiembre del 2011.

Fallece el gran filósofo Adolfo Sánchez Vázquez

Gracias, Adolfo Sánchez Vázquez

Elena Poniatowska

Hace muchos años entrevisté a Adolfo Sánchez Vázquez en su departamento para el libro sobre Tina Modotti, y todavía recuerdo la bondad en su mirada. Con él, su mujer Aurora ofrecía te, café, galletas, lo que quisiera. Seguramente Sánchez Vázquez se dio cuenta de mi ignorancia, pero nunca me lo hizo sentir. Le preguntaba si había sufrido mucho en la guerra de España, si se había venido en el Marqués de Comillas o en el Sinaia; me empeñé en saber qué le había parecido Veracruz, si en Francia lo habían encerrado en alguno de los campos de concentración, a lo mejor en Argelès–sur–Mer o quizá Saint Cyprien. Insistí en decirle a Aurora, su mujer, que tenía un marido guapo, guapísimo, el más apuesto de los refugiados españoles, y ella concluyó, como diciéndome que ya le parara: También a mí me lo parece. ¿Qué sería de México sin la aportación del exilio español?, preguntaba yo como ahora lo pregunto, al día siguiente de la muerte de Adolfo Sánchez Vázquez, el filósofo, el historiador, el maestro universitario y el poeta.

Entrevisté a Adolfo Sánchez Vázquez sobre todo como soldado en la guerra de España. Quería saber si en la contienda había encontrado a Tina Modotti, si había conocido al médico Norman Bethune, quien hacía transfusiones en el campo de batalla mientras Tina sostenía en alto el plasma y se salvaban vidas que de otro modo se habrían acabado en el trayecto a la enfermería levantada en tiendas de campaña. Tina entonces se llamaba María, y pertenecía al Socorro Rojo Internacional. Me contó de los barrenderos que se aparecieron con sus escobas a pesar de la guerra y le dijeron que pasara lo que pasara tenían que barrer la plaza. También se extendió sobre la retirada de hombres, mujeres, niños y ancianos y su horrible tránsito por la carretera costera de Almería. Habló de los bombardeos y de lo que significaba para él ser un trasterrado, concepto acuñado por José Gaos.

 A tanta pregunta atolondrada, respondió que había llegado a Veracruz el 13 de junio de 1939 en el Sinaia, con Juan Rejano y Pedro Garfias, en plena época de lluvias en un Veracruz frondoso y tropical. Me contó de su participación en España peregrina y cómo había llegado a la Universidad de Morelia a dar clases, recomendado por Margarita Nelken. También habló de algo que a él y a su mujer, recién casados y sin un centavo, les había costado un trabajo enorme: la dirección de uno de los albergues de los niños de Morelia que iniciaron el exilio de los republicanos a México, cuando Lázaro Cárdenas les abrió los brazos. A él y a Aurora les tocaron 30 alumnos rebeldes a cual más difíciles, porque habían salido de España entre los cuatro y los ocho años de edad, y creían que sus padres no los amaban y los habían abandonado, cuando lo que ellos pretendían era salvarles la vida. Hacérselo entender resultó imposible, y Aurora y Adolfo resultaron demasiado jóvenes e inexpertos para convencerlos.

Cuando se publicó en 1982 un grueso volumen sobre El exilio español en México, a propuesta del periodista Manuel Buendía, me sorprendió mucho que apenas se mencionara a Adolfo Sánchez Vázquez entre los filósofos españoles. ¿Por qué? ¿Por su rectitud? ¿Por su rigor? ¿Por su modestia? ¿Porque era marxista por excelencia? ¿Por su amor a la universidad? También fue excluido de antologías y reconocimientos por considerarlo pro soviético. Sin embargo, él había escrito: Admitir finalmente el diálogo, la discusión, el intercambio de razones, lo que significa, por tanto, reconocer que no poseemos el monopolio de la verdad y que estamos abiertos a las razones y a la crítica del otro.

 Lo cierto es que Adolfo Sánchez Vázquez fue, como dijo Griselda Gutiérrez Castañeda, un joven de 90 y pico de años que siempre se atrevió a ser un pensador insumiso, un idealista, que no un iluso, capaz de concebir utopías posibles, empeñar su vida y energía y contagiarnos de esperanza sobre el sentido de luchar por la dignidad y la justicia.

La burla de Dios de Oscar Bacerott – Ganador del XIX certamen literario Juana Santacruz

La burla de Dios

Oscar Bacerott
Ganador del XIX certamen literario Juana Santacruz

Desafortunadamente los cuentos que había leído hasta entonces le resultaron una pérdida de tiempo que bien hubiese ocupado leyendo a sus autores favoritos. Tenía, sin embargo, el compromiso de leer todos los escritos que habían llegado a su oficina, pues era ésa precisamente la labor que le correspondía como juez del certamen de cuento breve que había organizado el Ateneo Español de México.

Habiendo leído la mayor parte de ellos, no sin antes vomitar un par de veces, se encontró con un relato que le intrigó desde el momento mismo de leer el seudónimo del autor: Papa Benedicto XVI. Mientras su vista seguía el contorno de las letras, su mente pensaba casi inconscientemente en el momento exacto de su vida en que tomó la decisión de ser ateo. Su madre no había recibido con agrado la noticia y eso le seguía causando ruido.

Al terminar el relato cayó en la cuenta de que no recordaba absolutamente nada, por lo que procedió a leerlo de nuevo obteniendo exactamente el mismo resultado. Esta vez recordó aquella ocasión en que hizo su primera comunión: el padre le había hecho una pregunta que no supo contestar correctamente y por algún motivo este detalle lo acompañaba aún con un poco de pesar.

Sabiéndose incapaz de decidir si realmente la historia escrita valía la pena, tomó la determinación de leerla una y otra vez hasta caer en la cuenta de que era imposible hacerlo. Por algún motivo cada vez acudían a él diferentes imágenes de su vida religiosa como si se dispararan por efecto de magia. Por último, decidió darse por vencido, no sin antes consultar el verdadero nombre del autor: Jesucristo. Una risa iluminó su cara. Una risa que bien valía quince mil pesos.

Presentación del libro “Una peripecia editorial del exilio republicano en México”

La Consejería de Educación de España en México
El Ateneo Español de México
Y la editorial Esfinge

Los invitan a la presentación del libro

“Agustín Mateos Muñoz
Una peripecia editorial del exilio republicano en México”

de

Florentino Rodríguez Oliva

La presentación se realizará el próximo martes 5 de julio a las 6:00 pm
En la sede del Ateneo Español de México; Hamburgo n°6 Esquina Berlín
Colonia Juárez.

Fallo del XIX Certamen literario “Juana Santacruz”

ATENEO ESPAÑOL DE MÉXICO, A.C.

Los miembros del jurado:

Angelina Muñiz-Huberman, Anamari Gomís y Federico Patán presentan el siguiente fallo:

Reunido el jurado calificador el día 31 de mayo de 2011, y tras un exhaustivo análisis de los textos presentados a concurso, decidió declarar ganador del XIX Certamen Literario Juana Santacruz el trabajo titulado La burla de Dios, bajo el seudónimo de Papa Benedicto XVI.

Asimismo se otorgaron dos menciones a los trabajos: Cristal, bajo el seudónimo de Sosecla, y Un sombrero, por favor…, bajo el seudónimo de Lucía B.

Este año la participación fue sumamente amplia: 189 trabajos provenientes de México y del extranjero. La calidad de los cuentos presentados fue muy alta, de ahí que no sólo hubo un ganador sino que el jurado decidió otorgar 2 menciones honoríficas.

La entrega de los premios se llevará a cabo el día 6 de julio a las 19:00 hrs. en el Ateneo Español de México, A.C. ubicado en Hamburgo # 6, esquina Berlín, Col. Juárez. México, D.F.


Felicitamos a los ganadores y los invitamos a seguir participando en este concurso que cada año cobra más fuerza.


Conferencia: Inmigración, asilo y refugio en México

EL ATENEO ESPAÑOL DE MEXICO, A.C.

Y EL CENTRO DE ESTUDIOS DE MIGRACIONES Y EXILIOS

Invitan a la conferencia

Inmigración, asilo y refugio en México

impartida por el Dr. Pablo Yankelevich

Doctor en Estudios Latinoamericanos por la UNAM y profesor-investigador de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Con el comentario  de Isabel Vericat quien dirigió la investigación, se proyectará el corto documental realizado por ella:

Bajo el Tacaná: La otra frontera: México-Guatemala

La voz migrante de una épica.



Martes 21 de junio, 19:30 hrs.