Los Maestros Ballesteros.

Callada, siempre discreta, la labor del maestro no muchas veces es reconocida públicamente. La calidad de un centro de enseñanza depende en fundamental medida de la calidad de sus maestros.

Antonio Ballesteros Usano y Emilia Elisa Ballesteros, se conocieron mientras estudiaban ambos en la Escuela Superior del Magisterio de España. Brillantes alumnos fueron Antonio y Emiliana que pronto fueron enviados a cumplir con labores de alta responsabilidad. Ya eran novios cuando ambos viajaron a diferentes destinos para cumplir su labor, sin embargo, buscaron reunirse. Consiguieron dos clases en Segovia, donde se casaron y tuvieron a sus tres hijos.

Durante el periodo de 1931-1939 la República estableció la escuela laica y los programas para educación integral del alumno. Los maestros Ballesteros se incorporaron inmediatamente a la aplicación de estos principios pedagógicos, que no estaban desligados de los principios políticos. Emilia perteneció por esos años al comité Nacional de Mujeres Antifascistas y participo en la organización de mítines de izquierda.

Al sobrevivir el triunfo de la dictadura, los Ballesteros migraron a México. Llegan a Veracruz a bordo del Sinaia. Venían llenos de incertidumbre, pero pronto se entregaron a su labor y pronto fue apreciada la calidad de su magisterio.

Antonio Ballesteros y Emilia Ballesteros.

 

Referencia bibliográfica:  “Escuelas, maestros y pedagogos, Juan Jóse Reyes. El Exilio Español en México (1939-1982).

 

Posted in Noticias.